Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Jorge Brito

RIVER PLATE

Insólito: Jorge Brito contó que su hijo se llama Napoleón… y no es por Gallardo

El presidente de River contó una situación familiar bastante particular.

Finalmente sucedió lo que se sabía que algún día iba a ocurrir. El jueves al mediodía Marcelo Gallardo anunció su salida como técnico de River una vez que finalice su contrato en el mes de diciembre. Un día después del anuncio Jorge Brito, presidente de la institución, rompió el silencio y además de referirse al futuro que se viene se refirió a un asunto cuanto menos curioso.

Todo comenzó en el momento que el mandamás Millonario comenzó a contarle a Sebastián Vignolo cómo es su día a día. “Arranco temprano a la mañana y cuando puedo llevo a mis hijos al colegio. Trabajo en un banco y por la tarde voy a River. Mi hija Ema hace gimnasia artística en el club y mi hijo Napoleón juega al fútbol”, lanzó.

Fue ahí que todos se alarmaron rápidamente y consultaron si el nombre del pequeño tiene que ver con el apodo del DT de River y finalmente Jorge Brito reveló que no tenía nada que ver. “No me van a creer, pero no es por Marcelo Gallardo. Mi abuelo se llamaba Napoleón. Es una gran coincidencia que nadie la cree, pero debo decirla”, explicó.

Por otra parte el Presidente de River comentó sus tareas entre el club y sus labores en el Banco hacen que vea poco a sus hijos y es por eso que pasan a visitarlo por las oficinas del Monumental. “Todos los días pasan a darme un beso por la oficina cuando terminan el deporte, porque ya cuando llego a casa están siempre durmiendo. Sí trato el sábado de dedicárselo a mi familia”, reflejó.

Por último Brito habló sobre la partida de Gallardo, algo que lo afecta como Presidente de River pero también como hincha. “Es un momento triste. Me toca como presidente de River el enorme desafío de transitar este momento con dolor, porque supimos generar un vínculo más allá de lo laboral, compartiendo muchísimos momentos, muchas cenas, muchos viajes, muchas reuniones de trabajo… Es difícil imaginarse el día después”, cerró.