Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Jésica Cirio

ESPECTÁCULO

Jésica Cirio rompió en llanto en pleno programa tras las palabras de su madre: «Me da paz»

La rubia no pudo ocultar sus sentimientos delante de las cámaras, al escuchar a su mamá en un día especial.

Movilizada. De esta manera fue como se mostró en las últimas horas nada más y nada menos que Jésica Cirio en «La Peña de Morfi», el programa que conduce junto a Jey Mammon a través de la pantalla de Telefe. Y es que en el Día de la Madre, la rubia recibió el saludo de su madre Marta Perutich, quien le dejó un sentido mensaje a su hija.

«Es una madre excelente. Maravillosa, piensa en su hija todo el tiempo», comenzó asegurando la abuela de Chloé. «Estoy muy contenta por la madre en la que te has convertido. Son todos elogios para vos. Sos brillante como madre», aseveró la mujer, provocando la emoción de la presentadora, que no dudó en agradecerle delante de los televidentes. «

«Gracias a mi mamá que es el ser más increíble del mundo. Me enseñó a ser la persona que soy hoy. Me da paz«, manifestó Jésica Cirio delante de las cámaras, sin guardarse absolutamente nada. «Chloé es todo lo que está bien. Todos los días aprendo con ella, todos los días me enseña algo nuevo», sentenció destacando a su pequeña.

Tajante

Meses atrás, quien habló de su relación de Jésica Cirio fue nada más y menos que su padre, Horacio, quien lamentó el hecho de no tener relación con su hija. «No le encuentro explicación a la enemistad tan prolongada con mi hija. Yo estoy seguro de que no le hice nada grave más que salir en los medios. No sé si para ella fue un bochorno o no, peor tan grave no fue. Ya van diez años que dejó de hablarme y no es fácil…no es una hija que la dejás de ver y no la ves más, la veo en todos lados, en una revista, en internet, en la televisión», aclaró.

«Tengo muchas ganas de verla y sinceramente pedir como corresponde un régimen de alguna visita. A veces lo pienso y digo pero, ¿si ellos no me quieren ni ver, los voy a obligar a algo por ley?. Cuando ella crezca, yo supongo que va a preguntar ¿qué pasó con mi abuelo? Y no sé que le van a decir. Ella me negó que yo pueda llevarla al altar, me negó que yo pueda estar a su lado por un capricho o por darle la razón a su madre. ¿Yo le tendría que pedir perdón o ella? No sé hasta qué punto tengo que pedir perdón. Todo lo que hago, lo hago por Tiziano, él me necesita más que nadie. Es el que me da toda la contención», concluyó Horacio Cirio.