Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Mariela Fernández

ESPECTÁCULO

Mariela Fernández habló de la depresión que atravesó en el ciclo de Gastón Pauls: «Es oscuridad»

La periodista detalló su caso en «Seres libres» y contó que tuvo que ser internada.

Gastón Pauls sigue al frente de las emisiones de «Seres Libres», un programa enfocado en testimonios sobre adicciones y temas vinculados a la salud mental. En la emisión reciente del ciclo de Crónica TV estuvo presente la periodista Mariela Fernández, quien habló de la depresión que atravesó tras la muerte de un ser querido.

«Quizás algo de lo que voy a contar le sirva a alguien y se animen a pedir ayuda», comenzó diciendo la presentadora de la TV Pública. Además, definió cómo sintió la depresión: «La depresión se siente como un estado de infierno que uno se acostumbra a estar ahí, pero se puede salir. La depresión es oscuridad, negrura, el sin sentido. El perder el gusto y el entusiasmo por la vida. No tener nada teniendo todo. No pasa por tenerlo, es una cuestión de ser y cuando uno no lo encuentra, aparece esa oscuridad, que a mí me desmoronó».

«Cuando se muere mi viejo, yo no le dedico tiempo al duelo. Lo quise esquivar, lo tapé con laburo. Eso fue una olla a presión, que un año después terminó explotando en un estrés post traumático, que yo lo llamo depresión. Un día salí de la ducha, me vi en el espejo desnuda, y empecé a ver mis huesos, mi delgadez. Me subí a una balanza y pesaba 49 kilos. En ese momento, lamentablemente, hice abuso de la marihuana. Cometí el error de tapar el dolor con ese recurso, que en exceso no es para nada bueno y me anestesié durante un año, fumando y laburando», explicó la comunicadora.

Tras ese episodio, Mariela contó que junto a su psicólogo decidieron recurrir a una internación: «Después empecé a dejar laburos porque el cuerpo no me daba. Ya cuando mi hija me hizo la observación, un día fui al canal, pedí no salir al aire y entré en una crisis. Ahí le consulté a mi psicoanalista y resolvimos que lo mejor era una internación para hacer un parate e iniciar un tratamiento psiquiátrico».

«Hice un gran cambio, al día de hoy sigo con tratamientos terapéuticos y entendí que en esa pérdida de mi padre, no me estaba cuidando yo. La pérdida de mi padre me tiró. Me levantaba a la mañana y era tirarme al piso a llorar porque él no estaba. En esa oscuridad, por más ayuda que recibas, es de vital importancia que vos te rescates de ahí», contó para finalizar con ese segmento.