Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Reino Unido

MUNDO

Reino Unido: nuevo ministro de Finanzas frena el apoyo energético

«Sigo teniendo mucha confianza en las perspectivas económicas a largo plazo del Reino Unido a medida que cumplimos nuestra misión de crecer», expresó Jeremy Hurt.

Este lunes, el nuevo ministro de Finanzas de Reino Unido, Jeremy Hunt, desechó el plan económico de la primera ministra Liz Truss. También redujo su vasto subsidio a la energía, lo que dio lugar a uno de los mayores cambios de sentido en la política fiscal británica para frenar una pérdida dramática de confianza de los inversores.

Con la tarea de detener una caída del mercado de bonos que se ha desatado desde que el gobierno anunció enormes recortes de impuestos no financiados el 23 de septiembre, Hunt ahora ha revertido todas las políticas que ayudaron a Truss a ser elegido primer ministro hace poco menos de seis semanas.

Su portavoz negó que Hunt ahora dirigiera el país después de que su nueva estrategia, que también incluirá recortes de gastos, hizo que la libra se disparara frente al dólar y que los precios de los bonos del gobierno comenzaran a recuperarse de una caída de tres semanas.

«Sigo teniendo mucha confianza en las perspectivas económicas a largo plazo del Reino Unido a medida que cumplimos nuestra misión de crecer», explicó el funcionario. «Pero el crecimiento requiere confianza y estabilidad, y Reino Unido siempre pagará su camino», agregó, según replicó Reuters.

Bajo el nuevo plan, la mayoría de los 45.000 millones de libras de recortes de impuestos no financiados de Truss se irán y un plan de apoyo energético de dos años para hogares y empresas, que se espera que cueste más de 100 mil millones de libras, ahora solo estará vigente hasta abril.

Después de eso, el gobierno revisará la mejor manera de avanzar, para idear un esquema específico que «le costará al contribuyente significativamente menos de lo planeado». Hunt explicó que los cambios planeados en los recortes de impuestos recaudarían 32 .000 millones de libras cada año.