Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ligue 1 Johan Hamel
@ArbitresSAFE

DEPORTES

Conmoción en Francia: falleció un árbitro de la Ligue 1

su último partido fue PSG-Auxerre, cuando se desempeñó en la sala del VAR.

Este miércoles, la Unión de Árbitros de Fútbol de Élite ha anunciado la muerte repentina de Johan Hamel, árbitro galo de la Ligue 1. El juez, de 42 años, falleció mientras entrenaba a causa de un derrame cerebral. El colegiado tenía una larga trayectoria en la Primera División de Francia, ya que se desempeñaba en la categoría desde la temporada 2015/16.

«El arbitraje está de luto. Nos enteramos del fallecimiento de nuestro Colega y Amigo, Johan Hamel, árbitro de la Ligue 1, a la edad de 42 años. A su Familia, Allegados y Amigos, la SAFE y los Árbitros envían su más sentido pésame. Johan, te extrañaremos», indicó el comunicado que compartió la Unión de Árbitros en Twitter luego de la triste noticia.

El colegiado debutó en la élite en un encuentro entre el Lille y el Rennes. Desde entonces dirigió un total de 135, además de otros 85 en la Ligue 2. Su último compromiso fue el pasado domingo 13, cuando se desempeñó como asistente de VAR en el partido entre el PSG y el Auxerre. Ese duelo fue justamente antes de que el fútbol a nivel clubes quedará interrumpido por el Mundial de Qatar 2022 que iniciar el 20 del mismo mes.

Los momentos virales de PSG – Auxerre por la Ligue 1

Al minuto 75 del encuentro, Christophe Galtier decidió sustituir a dos de sus estrellas, Leo Messi y Neymar. Después de estar unos minutos en el banco de suplentes, ambos pidieron permiso a su entrenador para retirarse. En una imagen se vio al brasileño hablando con el DT para pedir su consentimiento, algo que el técnico dio. Tras la confirmación del francés, el «10» se levantó y le aviso al astro argentino para que vayan al vestuario antes de tiempo.

Por otro lado, finalizada la goleada por 5-0, la imagen de la transmisión se quedó con Kylyan Mbappé, quien completó los 90 minutos. La secuencia comenzó con el galo retirándose del campo de juego, saludando a todo aquel que se le cruzaba y terminó con el jugador agarrándose los genitales, camino al vestuario local del Parque de los Príncipes, para chicanear a uno de los rivales.