Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Roberto García Moritán

POLÍTICA

“Ineficientes e inútiles”: Roberto García Moritán fustigó al Gobierno por su gestión de planes sociales

Durísimas palabras del legislador porteño de Juntos por el Cambio, miembro del espacio Republicanos Unidos.





banner

El legislador porteño de Juntos por el Cambio Roberto García Moritán salió este sábado con los tapones de punta contra el Gobierno nacional. Más precisamente contra el Ministerio de Desarrollo Social a cargo de Victoria Tolosa Paz debido a la gestión de los planes sociales. En este sentido, el dirigente de Republicanos Unidos consideró: “Son tan ineficientes e inútiles que habría que reverlos todos” a los planes sociales.

“La situación es muy complicada. Hay un tema de ánimo y de expectativas que tiene a todo el mundo, independientemente del lugar y el rol que ocupe, muy preocupados”, manifestó García Moritán en declaraciones a Radio Rivadavia. Y graficó: “Los jubilados no llegan a cubrir el mínimo de sus gastos; los comerciantes no llegan a su punto de equilibrio; al laburante no le alcanza el sueldo; el vecino no se siente seguro cuando sus hijos salen a caminar y a jugar a la calle”.

Con lo cual, remarcó el legislador porteño, “en diferentes dimensiones, todos llegan a la misma conclusión de que estamos pasando un momento complicado y preocupante”. “La perspectiva es que el año que viene va a estar peor y la cosa no mejora. Si hay una certeza en Argentina es que siempre se puede estar un poco peor”, aseveró el también emprendedor gastronómico.

Hablando en calidad justamente de pequeño y mediano productor (pyme), puntualizó que “esta situación te saca de foco”. “Uno tiene por vocación crecer, desarrollar marca, trabajar sobre el servicio, mejorar la rentabilidad, crecer en red, y esto hace que nunca podamos focalizar en cómo hacer para estar mejor”, argumentó. Mientras, lamentó, “estamos viendo cómo resolver problemas, cubrir un cheque, costear números para llegar a un punto de equilibrio”.

Con lo cual, “estas cosas te van quitando estímulos, ganas, tiempo, años de vida. Y es una lástima”. A partir de ello, García Moritán subrayó: “Si quienes gobiernan entendieran el espíritu de los que emprenden, la valentía con la que enfrentan los problemas, la cantidad de trabajo que damos, lo pujante que somos, lo que podríamos generar en términos de desarrollo y oportunidades. Si sólo nos dejaran movernos con libertad sin tanto prejuicio ideológico, presión fiscal, trabajas laborales y burocráticas, este sería un país totalmente diferente”, planteó.

No obstante, “hay dos mundos muy diferentes”, dijo, y se explayó: “Está la persona que necesita el plan social como complemento a una changa o lo que permite darle de comer a sus hijos, y están los oportunistas de siempre, los mafiosos, patoteros, violentos, chorros”. Al respecto, denunció: “Ahora hemos descubierto que 2.800 personas que recibían el beneficio eran personas que habían fallecido, o que de 1.533.000 personas que recibían el plan 250.000 no lo necesitan porque tienen propiedades, vehículos, barcos e incluso hasta aviones; o que 30.000 usaban el plan para comprar dólares”.

“Cuando te esforzás tanto, sos pyme, arriesgás, apostás, invertís tus ahorros, le dedicás todo tu tiempo, el 54% de lo que facturás se lo das al Estado y no te vuelve nada en contraprestación y encima tenés grupos que lucran de la tristeza, la pobreza, la marginalidad; los exhiben por la Avenida 9 de Julio; les cobran el 2% declarado, y además están envueltos en todos los tongos y lo que genera un mal a los argentinos como sociedad, que nos divide, nos quita la ilusión de ser mejores”, insistió García Moritán.

De esta manera, el legislador apuntó: “Los planes sociales primero hay que auditarlos todos de nuevo porque no les creo nada”. Y disparó: “Son tan ineficientes e inútiles que habría que reverlos todos”. “Pero después, tienen que estar sujetos a condiciones, objetivos, que devuelvan la ilusión a las personas, que vuelvan a tener algún tipo de vocación, ganas de vivir, la ilusión de que uno mismo puede vivir mejor y resolver sus propios problemas no sólo para ellos, sino para el ejemplo que pueden darle a sus hijos”, concluyó.