Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Pollo Álvarez
Pollo Álvarez

ESPECTÁCULO

«Lo sufrimos mucho»: el testimonio de un invitado en el ciclo del Pollo Álvarez

Un motoquero decidió compartir la inseguridad que están viviendo desde hace unos años.

Todos los días, en ‘Nosotros a la Mañana‘ comparten diferentes noticias que ocurren a lo largo del país. Es por esto que, en la emisión de ayer, el Pollo Álvarez decidió contar lo que sucedió al motoquero Alejandro Radetic, cuando le quisieron robar y tuvo que huir a 270 kilómetros por hora. Sin dudarlo, el hombre compartió su testimonio sobre lo que están viviendo.

«Son todo un grupo de muchachos que andan en motos, graban obviamente. Ahí está en Panamericana, mirá como le roban, en este caso va a escapar, es el momento en que se escapa de los delincuentes. Va a esta velocidad porque se está escapando de los delincuentes», comentó el Pollo Álvarez mientras miraban el video del hecho. Entonces, sumó a Alejandro Radetic, para que cuente detalles de lo que vivió.

Sin dudarlo, el hombre afirmó que «es súper común, hace muchos años, siempre convivimos con delincuencia, y lo sufrimos mucho los que tenemos autos o motos llamativos. Es como si estuviese prohibido, pero es algo con lo que ya se convive. Pero hoy, esto se ha empeorado mucho, te puedo asegurar, no tengo vergüenza en decirlo, con el libertinaje que permite la policía».

«Te voy a decir por qué… La policía siempre, históricamente, hace controles policiales, que se supone que son para cuidar, pero en realidad son para coimear. Sacarte plata, secuestrarte la moto… Ahora, mágicamente, hace unos meses, cuando los controles desaparecen durante 3 horas, se sabe, confirmación, que aparecen los motochorros, que disparan, roban. No es la primera vez», comentó el invitado.

Rápidamente, compartió: «Incluso, hay heridos de bala, que les han disparado para robarle y le pegaron. Vos decís, bueno puede ser casualidad, una o dos veces, pero si sigue pasando, yo creo que es bastante obvio. Ni hablar de que, prácticamente, todos sabemos quiénes son. La Justicia claramente se mueve por sus intereses».