Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente

ESPECTÁCULO

«Un síncope»: la compañera de Antonio Laje que se desmayó en vivo, volvió al programa

La mujer vivió un momento muy fuerte en plena emisión, y se encendieron todas las alarmas en torno a su estado de salud.

Muchísima angustia y preocupación. Eso fue lo que se vivió en «Buenos días, América», el programa que Antonio Laje lleva adelante a través de la pantalla de América TV y A24. Y es que mientras hablaba de alimentación saludable, la reconocida nutricionista Teresa Cóccaro se descompensó en vivo y debió ser atenida.

Varios días después, la profesional de la salud regresó al estudio y habló de lo que vivió. «¡Acá estoy! Muchas gracias a todos por la ayuda que me brindaron el otro día. Estoy bien, tuve un síncope vasovagal, que quiero aclarar que se le puede dar a cualquier persona en cualquier etapa de la vida», comenzó manifestando sin rodeos.

«No tiene una eventualidad cardiológica o neurológica, fue solamente un bajón de presión. Se me apagó la tele, estoy bien. Me hice todos los estudios y gracias a Dios dio todo bien. Acá estamos para seguir aprendiendo. Un síncope no tiene que ver con la alimentación, yo como de todo, y no tiene nada que ver con un síncope», señaló la compañera de Antonio Laje.

«Podría haber estado hablando de la milanesa con papas fritas y me iba a pasar igual. Reforzar la hidratación en mi caso y un poquito de sodio. Hay nutricionista en BDA para rato», lanzó Teresa Cóccaro, luego de que se generaran muchas versiones en torno justamente a su alimentación y a la posibilidad de que esto estuviera relacionado con su desmayo.

Contundente

Días atrás, había hablado al respecto en diálogo con «Agarrate Catalina». «Vivimos en un país en el que la obesidad y los trastornos de la alimentación son epidemia. Nadie sabe cómo estoy yo y todo lo que me dijeron me podría haber detonado», comenzó manifestando la profesional. Ojo con opinar del cuerpo del otro y hablar sin saber. Lo mío tuvo que ver con la cuestión sanguínea, pero nadie podía saberlo y salir a hablar cruelmente puede ser peor. Que un tema así se haya tratado con tanta crueldad, que hayan hecho humor de mí con los ojos dados vuelta, la verdad que es doloroso», disparó.