Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Francia
Foto de FIFA

DEPORTES

Deschamps anticipó la semifinal de Francia ante Marruecos con una frase contundente: “Mi prioridad es adaptarme”

El conjunto Galo quiere llegar a la final del Mundial como lo consiguió hace cuatro años.

Este miércoles a partir de las 16hs se vivirá la segunda semifinal del Mundial de Qatar entre Francia y Marruecos, un duelo donde se enfrentará el actual campeón del Mundo con la revelación de la competencia. Más allá que en la previa los galos aparecen como favoritos, Didier Deschamps no se mostró confiado y destacó las virtudes del rival.

Debemos resolver la capacidad defensiva contra la que por ahora ningún adversario ha encontrado solución. Tienen una buena organización, muy racional, en la que se encuentran cómodos y ahí asientan su fuerza. Lo hemos analizado y vamos a intentar crearles problema”, aseguró el entrenador, a quien le consultaron sobre la forma en la que se adaptará Francia a este partido

“Nosotros siempre tenemos la voluntad de tener el balón y de crear peligro al rival. Pero enfrente hay un rival. Polonia no lo había tenido mucho y cuando le afrontamos lo tuvo mucho más. Marruecos puede jugar al contragolpe, ya veremos. Tenemos que estar preparados para todo. Yo no creo que ningún equipo renuncie a tener el balón. Lo cierto es que no sirve de nada tenerlo por tenerlo, hay que crear peligro”, aseveró.

Metiéndose en el debate de los estilos de juego, Deschamps aseguró que la mayor virtud de Francia es saber adaptarse. “No hay una sola forma de ganar. Mi prioridad es adaptarme a las situaciones que afronto, a los jugadores que tengo con el objetivo de sacar lo mejor de cada uno y lo mejor del colectivo. Marruecos también tiene peligro ofensivo”, destacó.

Por último Didi se refirió a la chance de lograr un segundo Mundial de manera consecutiva. “Todavía no lo hemos hecho, pero llegar a semifinales es ya algo importante. Para esto no hay secretos, es una amalgama de cosas. La primera e imprescindible es la calidad de los jugadores, pero no es suficiente con eso. Hacen falta otros ingredientes, como la fuerza colectiva, la mentalidad, la capacidad de reaccionar ante las dificultades y hacer que, cuando el partido está en el filo de la navaja caiga de nuestro lado”, cerró.