Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Juana Viale
Sandra Mihanovich

ESPECTÁCULO

El dolor de Sandra Mihanovich en lo de Juana Viale: «Seguí llorando»

La intérprete conto lo que vivió en el programa de la nieta de Mirtha Legrand y emocionó.

Las lágrimas se hicieron presentes en lo de Juana Viale cuando Sandra Mihanovich rememoró un episodio en particular. Resulta que hace tan solo unos meses murió César Mascetti, conocido conductor y el esposo de su madre, y le asignaron la tarea de leer las últimas palabras del hombre antes de partir.

Aunque la despedida fue emotiva y hasta poética, la intérprete develó el doloroso momento en el que se enteró que la situación de su ser querido no tenía marcha atrás. De hecho, Juana Viale quiso saber si Sandra tuvo que leer las palabras de César en más de una oportunidad y recibió una confirmación en vivo: “Correcto. La leí muchas veces».

«Porque cuando César estaba a punto de partir, vino la enfermera y me dijo ‘César me pidió que te diera esto. Entonces recibí eso en un bloc con espiral, manuscrito, que todavía está en el escritorio de Tata, mirando el río, en ese manuscrito. Entonces lo leí muchas veces, lloré. Se lo leí a mamá muchas veces y seguí llorando, hasta que llegó el momento», contó la famosa ante la mirada atenta de los presentes en el ciclo de Canal Trece.

Además, Sandra habló del significado de la campiña que César y Mónica fundaron hace ya varios años más allá de ser un lugar que ambos eligieron para realizar su retiro de la vida en los medios. «El tema del deber. Con la satisfacción del deber cumplido. Cesar hizo la campiña, ellos invirtieron porque querían que fuese placentero», señaló la reconocida cantante.

Para finalizar con el relato, la comensal de «Almorzando con Juana» se refirió a la ambición de Mascetti: «Pero él le advirtió a mamá, que quería que fuese productivo-placentero. Y ahí 50 personas trabajando ahí. Es un lugar paradisíaco,  pero desde la tierra, la vida, de las plantas.  del laburo. De honrar el laburo».