Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Oriana Sabatini
Catherine Fulop, Oriana, Ova y Tiziana Sabatini

ESPECTÁCULO

«La familia no es siempre de sangre»: la reflexión de Catherine Fulop

La famosa se refirió a la importancia de la Navidad en su familia y compartió imágenes de su festejo.

Catherine Fulop estuvo a full en las últimas semanas por la cobertura que hizo del Mundial de Qatar junto a Marley para Telefe. Después de los festejos y la emoción por la consagración de Argentina como campeón mundial, la famosa festejó la Navidad con sus afectos más cercano: Tiziana y Oriana Sabatini, Ova Sabatini y Paulo Dybala.

La actriz oriunda de Venezuela no solo compartió postales familiares que reflejaron la unión ente los presentes, además adjuntó una reflexión: «La familia no es siempre de sangre. La familia son las personas en tu vida que te quieren en la suya. Son aquellos que te aceptan por quien eres», indicó.

Por otro lado, Catherine Fulop agregó: «Aquellos que harían cualquier cosa por verte sonreír y aquellos que te aman sin importar nada, esta noche unidos en familia y amigos alzaremos nuestras copas para desearles mil bendiciones en esta Nochebuena y FELIZ NAVIDAD Y en especial miraremos al cielo para besar y abrazar a nuestros seres amados que ya no están con nosotros».

«Mucha Paz y amor para todos!!!! Se les quiere», dijo la mamá de Oriana Sabatini para finalizar con su posteo. Al pie de la publicación, los usuarios de Instagram tuvieron la oportunidad de expresarse y la gran mayoría felicitó a la conductora con mensajes cariñosos.

El aliento de Oriana

La hija de Cathy estuvo apoyando a Paulo Dybala desde el comienzo del Mundial hasta el último partido. Ya en las instancias finales de la competencia deportiva, la cantante expuso sus sentimientos al respecto: «La verdad es que es un honor poder estar acá… De lo que yo veo se rompe para estar donde está. Yo creo que a este nivel son todos super competitivos. Paulo es una persona muy paciente, perseverante, no baja los brazos nunca».