Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Obelisco

SOCIEDAD

Los bailarines del Obelisco: dos personas arengaron al público desde lo más alto de Buenos Aires

Dos personas ingresaron al Obelisco, se treparon hasta lo más alto y bailaron sin ningún tipo de protección arengando al público.

La Selección Argentina realizó una gran caravana por Buenos Aires para festejar el campeonato del mundo obtenido en Qatar 2022. Entre 4 y 5 millones de personas se acercaron al centro porteño para celebrar este hito pero entre tanta gente fue imposible que el micro de la albiceleste pueda pasar por el Obelisco, punto central donde tenían pensado detenerse.

Sin embargo, la gente siguió llegando y copó la Autopista 25 de Mayo, el predio de Ezeiza y la Ricchieri también. De esta manera, el combinado nacional no pudo continuar con su recorrido y regresaron a la AFA por helicópteros que recorrieron la Ciudad de Buenos Aires para que los futbolistas observen los festejos del público presente.

Horas después de ello, comenzó la desconcentración, aunque dos personas siguieron de fiesta en la cima del Obelisco. Estos sujetos llegaron a lo más alto del monumento, sacaron todo su cuerpo por uno de los miradores y comenzaron a agitar sus brazos y piernas sin ningún tipo de protección. Mientras tanto, arengaban al público que los observaba desde abajo.

Según informaron en TN, estas personas rompieron la puerta del Obelisco, la cual había sido soldada y tenía doble candado. Ingresaron al edificio y treparon por la escalera que había sido previamente cortada para evitar que lleguen hasta la cima del mismo. De esta manera, los festejos de la Selección Argentina se convirtieron en una escena plena de riesgo en la que tuvo que intervenir las autoridades.

Los bomberos y la policía en el Obelisco

Minutos después de este suceso, los bomberos llegaron al Obelisco escoltados por la Policía para rescatar a las dos personas que se encontraban allí. Sin embargo, se generó un enfrentamiento con las otras personas que estaban dentro y fuera del monumento que derivaron en gases lacrimógenos y balas de estruendo para dispersar.