Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente

ESPECTÁCULO

Luciano Castro y el llanto al hablar de su paternidad

Lejos de la dura postura que suele mostrar durante las entrevistas con programas de televisión, Luciano Castro mostró su lado más sensible. En diálogo con Florencia Peña para su programa Flor de P, el actor dejó salir a la luz un costado que no suele mostrar. Emocionado hasta las lágrimas, cuando la conductora le preguntó por su experiencia siendo padre joven habló de todo.

“¿Cómo lo criaste?”, quiso saber Florencia sobre su inicio como padre y Castro se sinceró: “Como pude”. Además, agregó: “Era muy joven, no tenía ningún recurso económico, ningún recurso que me rodee, o que me dé la posibilidad de darle algo más de lo que tenía, de lo que había aprendido y con lo que me había curtido”, sumó luego y las lágrimas aparecieron. “Igual me emociono bien”, aclaró.

“Cuando sos padre te agarra un medio, empecé a pensar ‘qué le doy a este pibe, qué le enseño a este pibe, dónde va a vivir… era un quilombo caminando, no tenía un ‘sope’, nada asegurado, cuando nació Mateo tenía 26 años y estaba buscando que me conozcan, buscando trabajo, todo me iba costando, nació Mateo y pasaron dos o tres cosas y cuando me quise dar cuenta Sebastián me puso a protagonizar La Lola y todo cambió. Fue un año y medio que tenía una angustia de no poder…”, dijo quebrado.

Una pareja consolidada

En el contexto del estreno de Matrimillas, una película argentina en la que una pareja mediante una app suma o resta puntos según el accionar de cada parte de la pareja, Netflix invitó a Luciano y a Flor Vigna a responder una serie de preguntas. Ellos se explayaron sin problema y Flor bromeó: “El guacho ordenó todo para sumar Matrimillas, sino nunca ordena”. Luciano rápidamente respondió: “Si fuera por Matrimillas, ya gané”.

Seguido, la bailarina rescató: “Igual él gana. Por ejemplo, en la cocina siempre fui un desastre, ahora hasta hay patines”. Además, agregó: “Siempre está todo limpio. Para masajes es el mejor, tiene manos de boxeador”. Por su parte, el actor rescató: “Es un placer comer con ella. Primero porque te da paliza, nunca podés comer más que ella”. En el mismo tono, el galán resaltó que le gusta llevar a Flor a buenos lugares porque disfruta de la comida. “Es como una niña”, comparó.