Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente

ESPECTÁCULO

Luisana Lopilato le recomendó a la selección mirar su última película

La recomendación de la «ex casados con hijos» para la Scaloneta.

Los próximos días serán foco de mucha ansiedad para la selección argentina. Por esta razón, la reconocida actriz Luisana Lopilato, le recomendó a «La Scaloneta» mirar su última película «Matrimillas». Todo con el objetivo de que se relajen en la previa del importante partido. Recordemos que la película se encuentra disponible en la plataforma Netflix desde el 7 de diciembre.

En su storie, Luisana le dedicó un mensaje a la selección y a las esposas de los jugadores: «Hermoso y super merecido dia libre para relajar y que la Scaloneta vea MATRIMILLAS con sus parejas». En el posteo terminó etiquetando tanto a Lionel Messi, como Antonela Roccuzzo, entre otros. Actualmente, Matrimillas es la película más vista de la plataforma en Argentina.

La película de la que todo el mundo habla

El largometraje, cuenta la historia de una pareja en crisis y que encuentra la solución para salvar su relación; una app para sumar y restar millas según sus gestos hacia el otro. Sin embargo, eso que empieza como un juego se convierte en caos y descontrol. La trama nos lleva a través de una loca historia donde la pareja deberá salvar a su matrimonio, que además tiene 2 hijos.

El título de la «cinta», hace un juego con las palabras “matrimonio” y “millas”, como el beneficio que suelen brindar las aerolíneas. Tratando de entablar un paralelismo con la dinámica particular de las relaciones amorosas, que consiste en sumar y restar puntos en la convivencia. Siempre con la finalidad de obtener una suerte de crédito por buen comportamiento, para después disfrutar de beneficios.

En una reciente entrevista, Luisana Lopilato se hizo un tiempo para hablar de la película: «Es una película light, tranquila es una comedia romántica linda, dulce y tiene un final que uno no se espera tampoco». Por su parte Minujín, también nos brinda su testimonio: «Lo divertido me parece que era esta idea de que eso genera como una especie de mercantilización adentro de la relación, o sea las cosas tienen un valor específico y son monedas de cambio».