Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Marcelo Tinelli

ESPECTÁCULO

«Para poder internar a mi mamá»: el fuertísimo relato de Marcelo Tinelli al dar a conocer parte de su historia de vida

El conductor se sinceró como nunca antes delante de las cámaras, y causó conmoción en cada uno de los presentes en el estudio de LAM.

Se trata, sin lugar a dudas, de una de las figuras más importantes del mundo del espectáculo de nuestro país. Marcelo Tinelli ha sabido muy bien de qué manera conquistar a los televidentes que lo siguen desde hace años. Sin embargo, esta vez fue noticia debido a lo que decidió dar a conocer en «LAM«, el programa que conduce Ángel de Brito en América TV.

Allí, hizo referencia a su dura historia de vida, y habló de su madre. «El laburo me sacó de un montón de situaciones, para mí el laburo me dio las ganas de poder superarme en un montón de cosas que viví de chiquito. Con mi viejo yo no la pasé nada fácil, nosotros veníamos de una familia… no pobre, pero si de recursos muy limitados», aseveró.

«Tenía un papá con una enfermedad, con una mamá también con una enfermedad, entonces me vine a Buenos Aires y empezar a trabajar a los 15 años y mi mamá no quiso volver más a Bolivar. El laburo me sacaba, servirle el fiambre y hacer los sándwiches en el equipo de José María Muñoz. Para mí el laburo de chiquitito fue algo que me sacó de un momento muy difícil», señaló Marcelo Tinelli.

Contundente

Inmediatamente, el conductor fue por más. «Había veces que terminaba en Radio Rivadavia y después tenía que internar a mi vieja. A veces tuve que hacer canjes con clínicas psiquiátricas para que mi vieja pudiera estar internada, yo no tenía plata para pagar. Me acuerdo de un canje con una clínica en Caballito para poder internar a mi mamá, en donde las menciones iban en la hora deportiva», aclaró.

«El laburo me dio momentos hermosos de mi vida, soy una persona que muestro mucho a mi familia y lo que están al lado mío, es una forma de agradecerle a la vida, todo me lo dio una posibilidad laboral. Era muy duro para mí en ese momento internarla a mi vieja, cerrar la puerta del hospital en un neuropsiquiátrico en La Plata cuando tenía 18 o 19 años. Volvía y laburaba en la hora deportiva», sentenció Marcelo.