Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
LAM

ESPECTÁCULO

Una panelista sorprendió al anunciar que deja ‘LAM’: «Tengo ganas de cambiar de vida»

Una de las angelitas decidió revelar la decisión que tomó, de cara al próximo año.

Desde que Ángel de Brito comenzó a hacer ‘LAM‘, se convirtió en un éxito del mundo del espectáculo. A lo largo de los años, tuvo una gran cantidad de panelistas, ‘angelitas’, que pasaron por su programa. Luego de un tiempo con un equipo fijo, ayer sorprendió al anunciar que Fernanda Iglesias, no solo deja el programa, sino que también el país.

Se vienen momentos de muchos cambios en ‘LAM’. Es que, tras varios meses con panelistas fijas, días atrás, Ángel de Brito anunció que Pía Shaw dejaba el programa. Sin embargo, ella no es la única angelita que deja el ciclo de espectáculos, ya que ayer, el conductor anunció que Fernanda Iglesias también se iba. «Fernanda se va a vivir a otro país el año que viene», reveló Ángel.

«En realidad, es probar, es una experiencia que toda mi vida quise hacer y que lo voy a hacer el año que viene. Yo siento que este edificio ya está construido, no creo que tenga más nada para construir. Entonces, tengo ganas de cambiar de vida… Me voy a España», comenzó explicando Fernanda. En ese momento, Ángel le empezó a preguntar algunos detalles, y la panelista explicó que no sabe qué es lo que va a hacer allí.

Rápidamente, Ángel comentó que «se va a probar suerte», y Fernanda afirmó: «Si, a cambiar de vida». Entonces, contó que ya sacó el pasaje de ida solamente, y explicó: «Toda mi vida quise vivir en otro lado. Cumplí 50 años y dije, no tengo mucho tiempo más, si la salud me acompaña tendré 20 años, ni idea… Sentí que este era el momento, siempre lo quise hacer y lo quiero hacer. No sé qué puede pasar, por ahí al año digo ‘me vuelvo’, ni idea».

En cuanto a su situación familiar, contó que «me voy con mi hija, y la idea es que ellos vengan. Hay que instalarse, hacer los papeles, hay que hacer unos trámites que, al principio, sin trabajo y sin nada es mucho para toda una familia». Entonces, decidió compartir: «Siempre que me iba de viaje, pensaba ‘¿qué hago? ¿Vuelvo?’. Pero siempre tenía muy buenos trabajos, y decía ‘¿no voy a volver a estos trabajos que muchos quieren tener y están buenísimos?’. Y siempre volvía, pero el último día decía ‘¿qué hago?'».