Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Cinthia Fernández

ESPECTÁCULO

Cinthia Fernández habló de su conflicto con Matías Defederico: «Los derechos de mis hijas»

La panelista salió con los tapones de punta, en ‘A la Tarde’, contra su expareja.

Desde que Cinthia Fernández y Matías Defederico se separaron, comenzaron a tener muchos conflictos, que decidieron llevar a la Justicia. Sobre todo, por la cuota de alimentos que le tiene que pasar el exfutbolista a la panelista, por sus tres hijas. Sin dudarlo, días atrás, Cinthia expuso a su expareja en las redes sociales, y en ‘A la Tarde‘, por América TV, decidió hablar de su conflicto.

Días atrás, Cinthia Fernández decidió apuntar contra Matías Defederico, al ver un video, donde se veía al exfutbolista de fiesta en Mar del Plata. «Se ve que para eso tiene plata», sentenció Cinthia, haciendo referencia a que no paga la cuota alimenticia como debería. Frente a esto, en ‘A la Tarde’ decidieron ir a buscarla, para conocer su palabra al respecto.

«La gente piensa que estoy enojada… No, lo escracho porque tengo ganas de escracharlo, porque estoy hinchada las que no tengo colgando, porque soy mamá y papá. Si vos me pasas 55 mil pesos, yo supongo que un fin de semana en Mar del Plata, o más, porque tengo entendido que fue más, gastas más de 55 lucas. Entonces, las tenes…», comenzó expresando Cinthia.

Rápidamente, sentenció: «Después me tengo que bancar que en los estados de WhatsApp publique que está con un proyecto de construcción. Estas estupid…, esta falta de respeto hacia los derechos de mis hijas, hace que tenga ganas de escracharlo, y lo voy a seguir haciendo. Pero no estoy enojada, es algo con lo que convivo. Yo ni cuento con esa plata».

«Si él puede mantener tres chicos con 15 lucas… En el medio me sacó la obra social y me enteré por mail, son cosas con las que no se jode», expresó. Entonces, el notero le preguntó hace cuánto que no ve a sus hijas, y Cinthia explicó: «No sé, porque, las chicas, últimamente, no quisieron. Hubo dos meses, en que le pintaba solo aparecer los viernes. Después, se dio cuenta que tenía dos días firmado, y que por ahí lo podía denunciar por incumplimiento… que ni ganas de eso me dio, imaginate».