Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente

ESPECTÁCULO

«Es muy difícil»: Cinthia Fernández se mostró movilizada al hablar con la madre de Fernando Báez Sosa

La panelista de Nosotros a la Mañana no pudo ocultar sus sentimientos a la hora de hablar con Graciela Sosa.

Un momento realmente fuerte se vivió en «Nosotros a la Mañana», el programa que lleva adelante el Pollo Álvarez a través de la pantalla de Canal Trece. Allí, dialogaron con Graciela Sosa, la mamá del joven asesinado el 18 de enero del 2020 por un grupo de rugbiers. Fue Cinthia Fernández, panelista del ciclo, quien intentó dialogar con ella.

«Te quiero decir que te admiro y te abrazo un montón. Es muy difícil esta nota y voy a intentar preguntar como pueda», comenzó asegurando la comunicadora. «¿Qué te pasó a vos con la familia de los acusados, con la cara más visible de ellos que es Marcial Thomsen que dijo en 2020 que ellos no eran asesinos y sigue ahora con la misma actitud soberbia al salir de cada audiencia?», indagó.

«Yo trato de ignorarlo totalmente, trato de evitar siquiera cruzármelo. Estamos ahí a una distancia muy cerca, pero es mejor así», manifestó la mujer, mientras a Cinthia Fernández se la podía ver muy movilizado por el relato. «Lo veo tan orgulloso, tanto como sus hijos que se creen tan superiores. No quiero opinar tanto de ellos, prefiero hablar más bien de mi hijo», sostuvo.

En vivo y en directo, Graciela Sosa se encargó de hablar del dolor que atraviesan desde hace casi tres años. «Es fuerte tener en frente a los asesinos de mi hijo, porque eso es lo que son: asesinos. No le deseo a ninguna madre este dolor que es tan fuerte. Tengo la necesidad de preguntarles por qué hicieron lo que hicieron, si Fer no les hizo nada», apuntó.

«El mundo para mí se terminó el día que me dieron la noticia. Me ven entera, pero por dentro estoy destrozada y con el corazón sangrando constantemente. Quisiera encontrar un remedio para curar tanto dolor, pero lo único que me calmaría es que se abriera la puerta de mi casa y llegara Fernando a darme ese abrazo que tanto extraño. Cada despedida era un ‘chau, mi amor’, y él me respondía con un ‘chau, mami’. Lo sigo haciendo, pero a una foto. No encuentro respuesta», sentenció Graciela.