Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Rodolfo Tailhade

POLÍTICA

La denuncia de D´Alessandro contra Rodolfo Tailhade recayó en el juzgado de Rafecas

La presentación contra Rodolfo Tailhade había sido formulada el jueves, pero recién hoy tuvo radicación de juzgado y fiscalía.





banner

La denuncia penal del ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, contra el diputado del Frente de Todos Rodolfo Tailhade recayó esta mañana en el juzgado federal a cargo del juez Daniel Rafecas. La acusación se origina por presunto espionaje ilegal a raíz de la filtración de chats de Telegram. Tanto el funcionario como otros integrantes de Juntos por el Cambio sufrieron el hackeo de sus celulares en octubre.

Si bien hoy comenzó formalmente la feria judicial de enero, la Mesa de Entradas de la Cámara Federal porteña permanece habilitada para la recepción de denuncias. La denuncia de D’Alessandro quedó registrada con el número 4/2023, con la intervención del fiscal Eduardo Taiano. Está caratulada como “averiguación de delito”, según pudo saber NA.

Raíz de la denuncia contra Rodolfo Tailhade

D’Alessandro denunció a Tailhade porque el diputado dijo el jueves pasado que se iban a conocer nuevas filtraciones del celular del ministro de Seguridad. El material ya estaba circulando en las redacciones, pero aún no había tomado estado público. “Dicha circunstancia llama poderosamente mi atención en cuanto a cómo esta persona tuvo a su alcance tales conversaciones antes que cualquier otra», explicó.

«Dicho interrogante me lleva a construir dos posibles hipótesis en las que el nombrado se encuentra claramente vinculado: su autoría en la vulneración de mi dispositivo telefónico y su posterior manipulación y/o adulteración de la información allí contenida; o su participación dentro de la organización criminal con el mismo plan delictivo”, amplió D’Alessandro, quien aún continúa al frente de la cartera de Seguridad y Justicia porteña. 

El ministro consideró que las filtraciones de los chats de su teléfono, que calificó como “falsos”, tienen un objetivo. “Son parte de un plan criminal sistemático. Está dirigido a dañar ante la opinión pública no sólo mi imagen y reputación como ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sino inclusive la de otros funcionarios y magistrados. Cumplen sus labores con honestidad y probidad en distintas áreas y poderes del gobierno”.