Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Pollo Álvarez
Pollo Álvarez

ESPECTÁCULO

«No encuentro la fuerza»: la tristeza de una invitada en el ciclo del Pollo Álvarez

En ‘Nosotros a la Mañana’ conversaron con la madre de Fernando Báez Sosa, frente al comienzo del juicio.

Durante los últimos días, uno de los temas principales en Argentina fue el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. Es por esto que, en la mayoría de los programas están hablando sobre este tema, revelando todos los avances del juicio. Esto mismo sucedió, días atrás, en ‘Nosotros a la Mañana‘, el ciclo del Pollo Álvarez, decidieron conversar con la madre del joven, que no pudo contener la tristeza.

Frente al comienzo del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, en ‘Nosotros a la Mañana’ decidieron conversar con Graciela, la mamá del joven. En primer lugar, la mujer compartió: «La verdad es que, al escuchar el relato de los amigos de Fernando y de otras personas que no conocían a mi hijo, me impresionaron muchísimo. Sentí muchísimo dolor en mi corazón… la forma en que tendieron esa emboscada, que estaba bien preparada. Realmente fue una cacería humana. Es muy fuerte».

Entonces, Leo Montero le preguntó si espera que los rugbiers le pidan perdón, y Graciela compartió: «No, ya no tienen por qué hacerlo, pasó bastante tiempo. Que le pidan perdón a Dios, pero si me tuvieran que pedir, no los perdonaría. Lo único que deseo es que le den la justicia ejemplar, que les den una cadena perpetua. Porque, a mí hijo yo lo tengo encerrado en un ataúd, de donde nunca saldrá, él está condenado para siempre a ese lugar… Solo deseo que se haga justicia por mi hijo, que pueda descansar y nosotros podamos hacer nuestro duelo».

Posteriormente, le preguntó por el después de que termine el juicio, y la mujer expresó: «Lo nuestro ya no es vida… El día que recibí la noticia, para mí el mundo se terminó. Tal vez me vean entera, pero adentro estoy destrozada, con el corazón herido, como si sangrara todo el tiempo. A veces quisiera encontrar el remedio para tanto dolor, pero no, lo único que me calmaría es que se abriera la puerta de mi casa, llegara Fernando y me diera ese abrazo que tanto extraño».

«No encuentro la fuerza, es muy difícil. Es muy doloroso ir a visitarlo al cementerio, estar horas y horas con mi mano sobre su foto. Y vuelvo a casa sin él. ‘¿Por qué me dejaste Fer? ¿Por qué mi amor no luchaste?’, yo sé que no podía, porque lo destrozaron totalmente. Es muy difícil para mí. No sé qué será el día de mañana, quisiera hacer mi duelo, porque nunca lo he podido hacer todavía. Quiero que Fer descanse, que pueda descansar en paz. Mi hijo se merece justicia», expresó entre lágrimas Graciela.