Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Fernando Báez Sosa

SOCIEDAD

Quinta jornada del juicio por el asesinato a Fernando Báez Sosa: una testigo aseguró que los rugbiers «festejaban la situación»

Este viernes comenzó el quinto día del juicio oral contra los ocho rugbiers acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell.

Este viernes comenzó el quinto día del juicio oral contra los ocho rugbiers acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. El proceso se está llevando a cabo en Dolores y diariamente exponen testigos que vieron el hecho. En el último día de la primera semana brindarán testimonio policías, peritos, dueña de la casa que alquilaron y una empleada de un hotel que vio la corrida de los imputados.

El jueves fue un día importante para el proceso que comenzó el 2 de enero. Declaró Tatiana Caro, testigo que pudo observar toda la secuencia. «Vine con la camiseta puesta para que se pueda hacer justicia», indicó después del interrogatorio. También se hizo presente Virginia Pérez Antonelli, joven que le practicó RCP a Fernando instantes después del ataque.

En una nueva jornada, acudió al Tribunal Andrea Ranno. Es empleada de un hotel en Villa Gesell y pudo ver cómo los acusados pasaron corriendo por las inmediaciones tras el asesinato. «Ellos pasaron frente al hotel y los escuché hablar de una pelea y que festejaban la situación pero primero vi cómo uno de ellos salió corriendo y estaba como sacado», expuso ante los magistrados.

«Soy testigo porque pude identificar donde vivían y le marqué el lugar a los Policías. También señalé en la sala cómo estaba vestido la persona que corrió ya que la camisa desabrochada y su pelo son imposibles de olvidar», agregó a su relato según NA. En su narración, Ranno pudo observar la alegría que tenían los rugbiers: «Estaban orgullosos, festejaban porque se atribuían algo», admitió.

Tras su participación en el juicio, la testigo contó que fue a abrazar a Graciela y Silvino: «Le pedí perdón a los papás por decir que los acusados festejaban el crimen. Una persona normal no puede estar ahí si no se emociona porque cada relato es como volver a matarlo. Esperaba mucho este momento porque quiero que la familia descanse y se haga justicia con la perpetua», concluyó.