Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Darío Barassi

ESPECTÁCULO

La confesión de Darío Barassi en las redes sociales: «Uno de los problemas más graves»

El conductor no dudó en reírse de sí mismo, y compartió lo que le sucede cuando toma sol.

Sin lugar a dudas, Darío Barassi está viviendo uno de sus mejores momentos, tanto en lo laboral como en lo personal, con la familia que formó con su mujer, Luli Gómez Centurión. A lo largo de los años, se ganó el cariño del público por su forma de reírse de todo, sobre todo de sí mismo. Esto fue lo que sucedió días atrás, cuando hizo una divertida confesión en sus redes sociales.

Siempre que puede, Darío Barassi comparte su día a día con sus seguidores. Sobre todo, los momentos en que juega con sus hijas, o cuando se quiere sincerar sobre distintas cosas que está viviendo. Esto mismo sucedió días atrás, cuando subió un divertido posteo a su cuenta de Instagram, donde confesaba: «Uno de los problemas más graves para los gordos en el verano es las zonas que no se broncean».

«Porque yo estoy negrito, estoy lindo, pero esto», comentó y mostró el cuello, que lo tenía más blanco, y explicó: «Como la papada me hace sombra». Entonces, compartió que, si levanta la cabeza, «tengo negro, blanco, negro…». Luego, entre risas, comentó: «Y no quiero ahondar mucho, porque no quiero mostrar mis senos».

Sin embargo, afirmó: «Pero, el bajo seno, no sé cómo explicarte, es un asiático lo blanco que está. Tengo las tetas negras y el bajo seno blanco». Finalmente, concluyó expresando: «Pero bueno, nada, hay cosas peores». Pero luego, afirmó: «Un contenido de mierd…». Por lo que, en el posteo, debajo escribió que es un «gran contenido», de manera irónica, riéndose de sí mismo, fiel a su estilo.

Esta no es la primera vez que Darío Barassi comparte en sus redes sociales cómo se ríe de sí mismo. De hecho, semanas atrás, cuando viajó a San Juan a pasar navidad con su familia, decidió mostrar un divertido accidente que tuvo. Entonces, subió una foto, donde se lo veía en una reposera, que se rompió mientras estaba sentado, y comentó: «Pasaron cosas».