“Esa final todavía me persigue”

Ángel Di María reveló su pelea con el Real Madrid para jugar al final del Mundial de Brasil, a pesar de jugar con el peligro de una lesión más grave de la que ya tenía.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/06/12/esa-final-todavia-me-persigue/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-12T10:00:43-03:00">junio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-12T10:00:44-03:00">junio 12, 2019</time></a>

Durante el Mundial de Brasil 2014, Ángel Di María fue uno de los puntos altos del equipo nacional. El entonces jugador del Real Madrid convirtió un gol clave para la Selección Argentina en el duelo ante Suiza por los octavos de final anotando un gol agónico tras una gran jugada inolvidable de Lionel Messi. Después de ese encuentro, se lesionó ante Bélgica y no volvió a jugar.

Sin embargo, pudo estar presente en la final ante Alemania pese a no estar recuperado de su desgarro. El jugador formado en Rosario Central se infiltró antes del partido ante el seleccionado teutón e incluso en el descanso, con la esperanza de jugar a pesar de las presiones del Real Madrid, su equipo en ese momento.

El futbolista reveló lo sucedido con el Madrid en esos momentos. “Volví a Madrid y me pelee con el doctor, él la había mandado. Decía que era imposible que me hubiese recuperado tan rápido de esa ruptura y si jugaba iba a ser peor. La firmó el médico, pero era obvio que venía del club”, dijo sobre la carta que el club español le envió a la AFA pidiendo que Di María no jugase ese encuentro.

Además, el actual futbolista del PSG reveló que la decisión del Madrid se basaba en una futura venta. “El Real quería a James Rodríguez después del Mundial y yo sabía que me querían vender para hacerle lugar a él. Así que buscaban que su jugador no se rompiera antes de venderlo”, sostuvo el jugador que se terminó yendo al Manchester United.

Di María develó su profundo dolor por esta situación. “Me pelee con todos, pero ya no tenía sentido, ya me había perdido la final. Y esa final todavía me persigue. Algunos sospecharon que no la quise jugar por eso de la carta, boludeces. Perdimos y me cayeron, insinuando que me había borrado. El partido que no jugué es el que más me duele de mi carrera”, confesó.

El futbolista del PSG señaló la importancia de ese torneo en su carrera. “Ese Mundial fue único, especial. Yo venía jugando bien hasta que me desgarré. Son cosas que ocurren en el fútbol; a veces en el club, a veces en la selección”, afirmó el jugador que ya se convirtió en el argentino que más dinero movió con sus traspasos en la historia del fútbol nacional.

“Lo que pasa en la selección es que son pocos partidos, o pocos momentos, entonces todo se magnifica”, añadió el jugador del seleccionado nacional. “Llegó a instalarse la sensación de que yo vivo lesionado en la selección…, y creo que lesionado nadie llega a jugar casi 100 partidos con tu país”, cerró Di María.