Colón apeló a los penales para pasar a cuartos de final

El Sabalero tuvo que irse hasta la definición desde los doce pasos ante Atlético Tucumán.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/10/colon-apelo-a-los-penales-para-pasar-a-cuartos-de-final/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-10T23:21:41-03:00">septiembre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-10T23:21:42-03:00">septiembre 10, 2019</time></a>

Los octavos de final de la Copa Argentina continuaron este martes con uno de los resultados más ajustados, pero igualmente de emocionantes que el resto de compromisos en el Presbítero Bartolomé Grella de Paraná, donde Colón de Santa Fe se impuso por la vía de los penales a Atlético Tucumán y logró su pase a cuartos luego de haber empatado 1-1 en el tiempo regular.

El primer tiempo estuvo marcado por el temor de ambos clubes en salir a proponer y dejar demasiados espacios en la línea de fondo. Por lo tanto, el balón se estuvo paseando constantemente por el medio de campo sin acercarse demasiado a las áreas. Aún así, el Sabalero sería el primero en proponer, tras un disparo de media distancia de Matías Fritzler en el minuto 33.

Pero el marcador no se inauguraría sino hasta el complemento, específicamente al 49′, cuando Héctor Schmidt capitalizó un centro perfecto y con mucha rosca de Gastón Díaz y metió el balón al fondo de las redes, inatrapable para el arquero Alejandro Miguel Sánchez, quien se estiró lo más que pudo, pero solo contribuyó a que el tanto tomara más brillo.

Como era de esperarse, tras el gol, llegó la desesperación de los tucumanos, que se fueron con todo al ataque para poder igualar las acciones y estuvieron cerca de hacerlo cuando se cumplió la hora de juego, tras una jugada espectacular en la que Gonzalo Castellani tocó hacia la banda derecha, donde Lucas Melano sacó un pase bombeado al área y Leandro Díaz cabeceó, pero la pelota se fue apenas desviada por el segundo palo.

Finalmente, la insistencia traería sus frutos. Javier Toledo le daría el empate a los visitantes en una jugada poco habitual, en la que el delantero llegó en el momento justo para encontrarse un balón colgado y mandar un zapatazo agresivo, Todo esto, tras una acción individual y magistral de Ramiro Correa, quien se llevó a media defensa rojinegra.

Todo se tendría que definir desde los doce pasos, en una tanda corta, pero repleta de emociones, en la que Toledo y Ortega arrancaron con el pie derecho, al igual que Heredia y Celis. Pero cuando Dyla Gissi hizo el 3-2 para Tucumám, Gastón Díaz falló en su ejecución. Sin embargo, en el momento clave, Guillermos Acosta también la mandó a volar y Christian Bernardi aprovechó la oportunidad. En la última de las rondas, Díaz erró su cobro y Gabriel Esparza marcó el del triunfo.

Tras este resultado, Colón se metió entre los ocho mejores equipos del campeonato, donde deberá esperar a su próximo rival, el cual saldrá de la llave entre Estudiantes de Buenos Aires y Real Pilar, dos equipos de baja categoría, pero que vienen dando grandes sorpresas hasta estas instancias del torneo, por lo que no hay que desestimarlos tan pronto.