¡Partidazo! España y Australia definieron al primer finalista

Los europeos y los oceánicos se enfrentaron en el primer turno en uno de los mejores partidos de esta Copa del Mundo.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/13/partidazo-espana-y-australia-definieron-al-primer-finalista/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-13T08:27:33-03:00">septiembre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-13T08:27:34-03:00">septiembre 13, 2019</time></a>

La Copa del Mundo de China está dejando enormes partidos que quedarán en la historia. Los dos máximos candidatos al título ya quedaron eliminados, Serbia irá en busca del quinto puesto y Estados Unidos tendrá que conformarse con quedarse con el séptimo lugar aunque ya se aseguró su peor actuación en la historia de los mundiales.

Por todo esto, nadie se animaba a arriesgar un resultado en la semifinal que protagonizaron España y Australia. Los europeos han ido claramente de menor a mayor en este torneo, mientras que el conjunto liderado en el campo por Patty Mills tenía que hacerle frente por primera vez en la historia al mote de candidato.

Finalmente se impuso la experiencia española en Beijing. El conjunto ibérico derrotó por 95 a 88 a Australia y volverá a jugar una final del mundo. Su último duelo decisivo en esta competencia había sido en 2006 cuando luego de eliminar agónicamente al seleccionado argentino se midió con Grecia y se coronó campeón.

Lo cierto es que este encuentro fue un verdadero partidazo. Tanto Australia como España no se sacaron grandes ventajas y la paridad se mantuvo a lo largo de prácticamente todo el partido. El primer cuarto, que anticipó lo que venía luego, fue para España con un parcial de 22-21 que no le dejaba demasiado margen.

El segundo cuarto fue para los australianos que se fueron al descanso con una ventaja de cinco puntos (37-32), lo que parecía complicar las aspiraciones del conjunto europeo. La paridad continuó en el tercer cuarto donde España solo pudo achicar la diferencia por un punto para ingresar al último cuarto con cuatro puntos de desventaja.

Australia se mostraba más firme que el combinado español e incluso llegó a tener diez puntos de ventaja sobre los europeos. Sin embargo, su inexperiencia en este tipo de instancias le terminó jugando una mala pasada al equipo oceánico que terminó sufriendo los minutos finales y España lo igualó sobre el final, pese a que Patty Mills tuvo el triunfo en sus manos pero falló uno de los tiros libres que tuvo en la última jugada del partido.

De esta manera, se fueron a tiempo extra donde nuevamente no se sacaron ventajas al igualar en un parcial de 9-9 dejando a todos los fanáticos con el corazón en la boca. Recién en el segundo tiempo extra, el poderío físico y mental de España se impuso sobre el conjunto australiano y cerró el partido con un triunfo por 95 a 88 que lo vuelve a meter en una final del mundo.