La revelación de una de las sorpresas de la Selección: “El básquet no me gustaba mucho”

Foto: Twitter oficial San Lorenzo básquet.

En la previa al duelo entre San Lorenzo y Cleveland Cavaliers, Máximo Fjellerup habló de su corta pero exitosa carrera.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/07/la-revelacion-de-una-de-las-sorpresas-de-la-seleccion-el-basquet-no-me-gustaba-mucho/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-07T11:13:17-03:00">octubre 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-07T11:13:18-03:00">octubre 7, 2019</time></a>

Máximo Fjellerup fue una de las grandes apariciones del seleccionado nacional durante la Copa del Mundo en China. El jugador de San Lorenzo se convirtió en uno de los relevos del equipo comandado por Sergio Hernández y, durante algunos pasajes del campeonato, tuvo una esforzada labor que rindió sus frutos.

Ahora enfrenta un nuevo desafío personal. Es que el escolta dirá presente en el duelo que enfrentará a San Lorenzo con Cleveland Cavaliers. Este lunes desde las 19, el subcampeón del mundo formará parte del equipo que se enfrentará a la franquicia de Ohio en lo que será el segundo partido del Ciclón ante un equipo NBA.

En una entrevista con La Nación Fjellerup confesó que no pensaba en ser profesional. “El básquetbol no me gustaba mucho, aunque iba a ver jugar a mi papá y estaba la cancha al lado de la de fútbol en la que yo jugaba con mis amigos, que fueron dejando de ir. Después, empecé a alternar un día cada actividad. y aquí estamos”, señaló el escolta que soñaba con jugar al fútbol.

El jugador del seleccionado reveló cuál fue la clave para que Argentina superara las expectativas en la última Copa del Mundo. “Nunca caímos que estábamos avanzando en el torneo hasta que nos dimos cuenta que estábamos en la final. Creo que jugamos tranquilos, con mucha inocencia”, comentó el nacido en Tres Arroyos.

Por último, se refirió a su paso a San Lorenzo luego de estar en Bahía Basket. “Cuando me llegó la oferta de San Lorenzo no lo dudé. Fue cumplir el sueño de estar en un equipo que pelea un campeonato, y sentirme más cómodo y desarrollarme para cuando me tocaba jugar en la selección, porque yo venía haciéndolo desde juveniles. En Bahía tenía mucho tiempo la pelota y en la selección mayor, todo lo contrario. Me frustraba. A los 19 años no es fácil llegar y asimilarlo”, concluyó Fjellerup.