Silvio Romero y su drama familiar: "Cambiaría todo por la salud de mi hijo"

El goleador y capitán de Independiente habló sobre la situación que atraviesa por la enfermedad de su hijo Mateo.

Silvio Romero estuvo a puto de marcharse de Independiente. Sin embargo la peleó y se quedó para ser el goleador y capitán del equipo. Hoy en día es uno de los grandes referentes de un plantel y uno de los más queridos por la gente. Sin embargo, su lucha diaria no terminó. Es que más allá del fútbol, el exjugador de Lanús es padre de familia.

Su hijo Mateo padece una “encefalopatía crónica no evolutiva, más conocida como parálisis cerebral”. Así lo explicó el mismo Romero en diálogo con Radio Mitre. Es por eso que día a día tanto el jugador del Rojo como su esposa deben aprender a cuidar a conllevar la salud del pequeño. Dentro de la charla contó cómo pasa sus días como padre en la calidez de su hogar.

“Me gusta mucho hablar de Mateo, de lo que es su día a día. Para nosotros fue una enseñanza desde el minuto cero, es un ejemplo porque desde que nació se levanta con la mismas ganas y con la misma felicidad”, relató. Además confesó que no sabe cuáles serán las secuelas que tendrá a futuro, y que toda la familia trata de estimularlo lo mayormente posible.

“Mateo es muy divertido, irradia una felicidad difícil de explicar. También es una situación compleja la de él, porque todavía no logra comunicarse de una manera normal”, explicó Silvio, que al encontrarse licenciado por la cuarentena obligatoria por coronavirus, aprovecha todo el tiempo para estar junto a su hijo y su mujer, quien lucha a la par.

Por último, Romero confesó cuál es su título más importante, aunque claro está que puso bien clara su prioridad. “La Suruga Bank con Independiente es mi título más importante, pero cambiaría todos mis logros por su salud”, finalizó el capitán de Independiente. Más allá de lo que pase adentro de la cancha, el goleador tiene el partido más importante día a día en casa.

Compartir en: