marley

“Nadie conoce la cara de mi hija. Quiero que sea ella, no la hija de…” ¿Famoso actor destrozó a Marley?

Foto: Captura Instagram Marley Oficial

"No tenemos la obligación de vestirla con una marca por canje".
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/06/13/nadie-conoce-la-cara-de-mi-hija-quiero-que-sea-ella-no-la-hija-de-famoso-actor-destrozo-a-marley/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-13T17:36:49-03:00">junio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-13T17:36:50-03:00">junio 13, 2019</time></a>

No es fácil ser el hijo de una celebridad por un motivo muy simple: la fama de los padres puede convertir la vida de su familia en un infierno, generando inevitables comparaciones; por ejemplo, John Lennon es uno de los compositores más importantes del siglo XX, motivo por el cual, sus descendientes, cada vez que sacan un disco, son comparados con el inmenso legado dejado por el exlíder de los Beatles que escribió infinidad de canciones que conoce todo el mundo.

Tal vez por ese motivo, Joaquín Furriel dio una larga entrevista a la revista Hola, contando el motivo por el cual decidió proteger a Eloísa, ñiña que nació de su relación con la actriz Paola Krum. “Hablar de ella, que para mí es tan íntimo, me parece frívolo. Tampoco suelo comunicar mucho sobre esta parte de mi vida. Puedo decirte que lo que más me importa (y por suerte, su madre piensa lo mismo) es preservar su intimidad. El hecho de que seamos actores no significa que nuestra vida tenga que estar expuesta. En general no invito a mi hija a mi mundo”, aseguró el galán.

Y luego fue más específico. “No hablo de ella ni publico fotos con ella en Instagram. No critico a quien lo hace, sólo que yo no me siento cómodo en esa postura. La experiencia de la paternidad es algo tan personal que cuando lo veo en el ámbito mediático, me choca. Nadie conoce la cara de mi hija y eso es un mérito mío y de la madre. Quiero que ella sea ella, no la hija de Furriel. A Eloísa le pagamos la ropa que usa, no tenemos la obligación de vestirla con una marca determinada por canje. No nos nace, no nos gusta”, confesó Joaquín.

“Un chico puede heredar la fama, la popularidad o como quieras llamarla. Los chicos que son famosos por su familia, de repente llegan a la adolescencia y ocupan el lugar en que lo pusieron el padre o la madre… Creo que es muy ingrato para el que no puede elegir. No importa si el actor tiene hijos lindos, me importa que sea buen actor. Por eso te digo, solo se trata de elecciones. No hay nada al azar”, explicó Furriel, dejando bien clara su postura.

Por si esto fuera poco, el galán también apuntó contra las celebridades que se quejan del acoso de la prensa. “Si a mí alguien me dice que está harto de que lo sigan los paparazzi, le digo: ‘mirá, si te siguen es porque hiciste todo para que te sigan’. A mí no me siguen y si me agarran en definitiva no tengo problema. No es que tengo un perfil bajo, para mí es una cuestión de ética personal”, cerró su confesión el actor.

Las palabras de Joaquín parecen una crítica implícita a la manera en que Marley elige mostrar, en la actualidad, a su hijo Mirko; de hecho, Furriel no fue el único que se enojó por la fuerte exposición del niño; Jorge Rial contó en Intrusos el enojo de las autoridades del canal por las actitudes del altísimo periodista. “En Telefe me dicen que están cansados de la sobreexposición de Mirko y le hicieron una propuesta a Marley. Telefe con Mirko factura, hay una situación comercial muy fuerte. Marley tuvo un renacimiento televisivo con Mirko, que le dio otra cosa. Y en Viacom tienen otros estándares y dijeron ‘paremos acá’”, comenzó contando el conductor.

Y luego agregó más detalles. “Telefe lo estiró todo lo que pudo, pero desde Viacom tienen ciertos estándares y han llegado quejas. Lo que pasa es que se juntó el afecto y cariño de Marley hacia su hijo, con la comunicación y el negocio. La guita no tiene ideología, negocio mata ética, esto es así en cualquier lado, pero las empresas americanas tienen un cierto código estricto. Marley encontró una fórmula, la gente quiere ver a Mirko, es el programa del bebé, y encima él se debe tentar, porque viaja, está con su hijo pasándola bien y gana guita”, cerró su exposición Rial.