Tragedia del Colegio Ecos: la Corte ordenó reabrir la causa

El Máximo Tribunal dejó sin efecto una resolución de la Justicia santafesina sobre la prescripción del caso.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/07/11/tragedia-del-colegio-ecos-la-corte-ordeno-reabrir-la-causa/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T20:43:38-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T20:46:12-03:00">julio 11, 2019</time></a>

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó este jueves reabrir la causa por la tragedia de Ecos, al dejar sin efecto una decisión de la Justicia de Santa Fe respecto de la prescripción. En el hecho, ocurrido en 2006, el micro que llevaba a integrantes del establecimiento escolar a realizar tareas solidarias a Chaco, impactó de frente con un camión cuyo chofer conducía alcoholizado. Por ello, 12 personas perdieron la vida.

Los ministros de la Corte Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti consideraron, en remisión al dictamen del Procurador, que la resolución de la Justicia santafecina no cuenta con adecuada fundamentación, exigida en los pronunciamientos judiciales y por ello hicieron lugar al recurso presentado por los familiares de las víctimas.

En la jornada de este jueves, los jueces declararon procedente el recurso extraordinario de conformidad con la doctrina sobre arbitrariedad de sentencias. En tanto, el ministro Carlos Rosenkrantz, votó en disidencia al sostener que “la sentencia que venía siendo recurrida no era arbitraria y por tanto consideró que correspondía desestimar la queja traída”.

En el accidente vial sucedido el 8 de octubre del año 2006, cerca del kilómetro 689 de la Ruta Nacional Nº 11, murieron doce personas y casi cuarenta resultaron heridas. Diez de las víctimas eran pasajeros del micro, donde viajaban alumnos y docentes del Colegio Ecos, conducido por Oscar Eduardo Atamañuk. Los otros dos fallecidos, viajaban en el camión conducido por un chofer al borde de la intoxicación etílica.

El 24 de octubre de 2011, el Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Penal de Instrucción de Reconquista condenó a Atamañuk a tres años de prisión de ejecución condicional e inhabilitación para conducir vehículos por el término de siete años “por encontrarlo penalmente responsable de homicidio culposo múltiple agravado y lesiones culposas agravadas múltiples en concurso ideal”.

Posteriormente, la Cámara de Apelación en lo Penal de Rafaela hizo lugar, el 2 de noviembre de 2012 a uno de los planteos de nulidad de la defensa, anulando el fallo impugnado y derivando la causa para el dictado de un nuevo fallo. En julio de 2013 el titular del Juzgado de Menores de Reconquista condenó a Atamañuk a la pena de dos años y seis meses de prisión pero el 4 de diciembre del año siguiente, la Cámara de Apelación en lo Penal de Rafaela revocó la condena y dictó el sobreseimiento de Atamañuk por prescripción de la acción.

Según da cuenta el expediente judicial, el camión involucrado en el caso, circulaba en forma zigzagueante a la altura de la localidad santafesina de Margarita ya que su conductor, Angel Soto, quien también falleció junto a un acompañante tras el choque, se encontraba alcoholizado. La causa motivó la acción permanente de alumnos y padres del Colegio Ecos, que lanzaron una campaña de concientización con la consigna “Todos fuimos, todos somos, todos podemos ser” que se repite en los festivales que se organizan cada año.