Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ana Rosenfeld
Ana Rosenfeld

ESPECTÁCULO

Ana Rosenfeld: «Es una falta terrible»

La abogada de los famosos, Ana Rosenfeld, compartió su momento más duro.

Ana Rosenfeld fue invitada de «A la Tarde», programa que tiene a su cargo Karina Mazzocco al aire de América TV. Allí no solo se sinceró sobre los escándalos del momento del mundo de la farándula y todos los conflictos legales, sino que además, abrió su corazón tras el fallecimiento de su esposo. El hombre dejó de existir hace meses a causa del Covid. Ana Rosenfeld: «Es una falta terrible».

«A pesar de que se te ve entera, preciosa, hermosa, radiante. Sabemos que es un momento difícil», expresó Karina Mazzoco en primera medida. «Sí, es el paso de una cara y una sonrisa y una energía a la otra. A la verdadera. Cuando miro a la cámara miento. Miento con una sonrisa, diciendo que soy energética. Pero por dentro es otra cosa. Eso no lo puedo cambiar», confesó la abogada de los famosos.

«Es una falta demasiado fuerte. Fueron no solo los años que vivimos, sino la intensidad que vivimos. Y cada fecha me dijeron que la iba a vivir desde otro lugar, desde otra manera. Y eso del paso del tiempo es mentira. Eso de que pase el tiempo y yo pueda ver…porque era hermoso mi marido. Era el hombre más dulce, más cariñoso y más maravilloso que tuve al lado mío», expresó también.

«Miriam (Lanzoni) que lo conoció sabe la relación que tuvimos», explicó, teniendo en cuenta que en ese momento la artista se encontraba en el estudio de América TV como panelista invitada del ciclo. «Nunca conocí a un hombre que tratara así, que se amaran así. Hicimos temporada de teatro juntos. Y Marcelo era un hombre tan atento. No solo con ella, era un caballero», precisó Miriam por su parte.

«Un señor, un dulce», acotó. «Es una falta terrible. Sé que la vida continúa pero no estoy preparada para ver cómo esa vida continúa. Por lo menos el trabajo es lo que me pone con fuerza. Y en las redes por ahí me ven con esa pena. Y cuando llego a casa sufro, lloro, me quedo entre esas cuatro paredes. Tengo pesadillas todas las noches pensando que lo tengo y que se me va. Son sensaciones muy feas», cerró.