Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
María Eugenia Vidal

POLÍTICA

La próxima en declarar: ¿y si María Eugenia Vidal hace como Cristina Fernández de Kirchner en la Gestapo?

Adelantan que llamarán a declarar a la exgobernadora aunque podría hacer como la vicepresidente y no hablar.

<


En medio de las crisis social y económica que tiene Argentina, la mesa judicial que armaron funcionarios de la gestión de María Eugenia Vidal en la Provincia de Buenos Aires parece haber quedado en el tiempo aunque salió a la luz hace exactamente dos meses atrás. Todo esto está siendo investigado por la Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia del Congreso de la Nación y próximamente llamarán a declarar a la exgobernadora aunque podría hacer como Cristina Fernández de Kirchner y dar un escrito.

Esto lo adelantó Rodolfo Tailhade, diputado del Frente de Todos y vocal de dicho organismo, en C5N: «Vamos a ver que hace ella si la citamos, todo indica que la vamos a citar próximamente pero veremos que decisión toma», indicó el funcionario mientras explicaba que «ni Grassi, ni Villegas, ni Allan, ni Garro vinieron a declarar, no es que están todos a disposición como decía ella«.

Sumado a esto, el dirigente reiteró que «sus funcionarios no quieren saber nada con declarar ante la Bicameral» pero le aclaró que «no somos kirchneristas persiguiendo, somos un ámbito institucional que hace una investigación«, por lo que su deber es ir y declarar frente al organismo cuando le toque declarar. Sin embargo, uno de los recuerdos más emblemáticos sobre esto lo dio la vicepresidente, quien un día no quiso declarar y presentó un escrito sin posibilidad de que le hagan preguntas.

El día que Cristina Fernández de Kirchner se negó a declarar

En noviembre del 2017, Cristina Fernández de Kirchner se presentó ante el juez Julián Ercolini para declarar por la causa Hotesur – Los Sauces. Sin embargo, luego de escuchar la imputación en su contra, cuando llegó el momento de las preguntas para ella, decidió no contestar ninguna, dar un escrito y retirarse del establecimiento alegando que «anteriormente ya había sido sobreseída de estos delitos».

Tan exprés fue la visita de la exmandataria que ingresó al lugar a las 8:50 y a las 9:15 ya estaba subiendo a su vehículo de regreso a casa para la sorpresa de todos. Esto no ocurrió solamente una vez puesto que en febrero del 2019 hizo lo mismo cuando tuvo que presentarse ante tribunales por ocho causas diferentes de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.