Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ariel Ortega
Fuente: @libertadores

RIVER PLATE

¡Le dijo que no a Boca! La historia de Ariel Ortega y cómo se dio su llegada a River

El Burrito reveló una emocionante historia.

<

La historia de River tiene jugadores que a base de su enorme rendimiento y su carisma supieron escalar al olimpo de los dioses para convertirse en ídolos de la institución, y sin dudas que uno de los más grandes es Ariel Ortega. Lo que pocos saben es que en un momento el Burrito estuvo a punto de jugar en nada menos que en Boca, pero hubo un cambio en los acontecimientos.

En diálogo con Urbana Play, el ídolo Millonario contó cómo se dio aquella situación en la que decidió hacer todo lo necesario para ponerse la camiseta del club de sus amores. “Inicialmente el plan era en Boca e Independiente (probarse) porque el señor que me trajo tenía contactos ahí. Pero cuando llegamos a Retiro, después de más de 30 horas de viaje en micro desde Jujuy, le dije que no quería ir a ninguno de esos dos clubes, que quería ir a River”, comentó en primer lugar.

Luego agregó: “Me dijo (quien lo trajo a Buenos Aires) que no conocía a nadie ahí, pero le respondí que fuéramos igual, que no pasaba nada. Me dejé llevar por el destino. Las pruebas en ese momento eran diferentes a las de ahora, había diez número 2, diez número 5 y hacían cambios permanentemente… Pero agarré la pelota, no se la pasé a nadie y chau. Me dijeron que volviera en febrero. No pensé nada en ese momento y me volví a Ledesma”, relató.

La llegada de Ortega a River

Finalmente llegó el momento cumbre en el cual Ortega se enteró que había quedado en River. “Un día estábamos sentados en la puerta de mi casa con mis amigos a las cuatro de la tarde, con 40 grados de calor, en cuero y en patas. Y de repente llega el cartero. Nos saludamos y me dice que tenía una carta de River. La abrí y no lo podía creer, decía que a la semana me tenía que presentar. Me puse a llorar, fui al baño a seguir llorando, mi familia y mis amigos estaban emocionados”, explicó.

Fue así que en febrero de 1991 el Burrito llegó a Buenos Aires para sumarse a las inferiores de River, donde no estuvo mucho tiempo ya que sacaba tanta diferencia con su categoría que rápidamente se ganó un lugar en la primera división y posteriormente en la Selección Argentina donde incluso llegó a reemplazara Diego Armando Maradona.