Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Virginia Gallardo
Virginia Gallardo

ESPECTÁCULO

«Manejo mental y psicológico»: Virginia Gallardo volvió a apuntar contra la familia de Ricardo Fort

La panelista decidió revelar todo.

La muerte de Gustavo Martínez, tutor legal de los mellizos Marta y Felipe, marcó un antes y un después en el imperio de la familia de Ricardo Fort. Esta tarde en «Intrusos», programa del que es panelista, Virginia Gallardo volvió a apuntar contra la familia de su ex pareja del empresario y la acusó de «manejo mental y psicológico». Además volvió a hacer referencia al fallecimiento de Gustavo Martínez.

«Gustavo era una persona que vivía de su trabajo, que dependía de una tarjeta, en este caso, de cuentas bancarias. Era un hombre que trabajaba con los músculos, era entrenador físico y evidentemente, no tenía los medios que los sobrinos quisieron dejar en claro. A ver, no le faltaba nada en cuanto a dónde vivir y qué comer», comenzó expresando.

«A mí me pasó algo muy concreto que quizás, ellos no lo pueden visualizar. Cuando yo empiezo a salir con Ricardo, que se hizo público que me dio una tarjeta, me regaló un auto Mercedes Benz, una vez me hizo un escándalo porque me fui a hacer una presencia y me dijo ‘vos no necesitás trabajar’», agregó Gallardo, quien supo ser pareja del mediático.

«Y yo sí necesitaba trabajar porque con la tarjeta no hago nada. La tarjeta estaba a nombre de Ricardo y cada vez que se utilizaba era porque él permitía ciertos gastos que podía ser un vestido o un zapato. Uno no vive de eso. Cuando Ricardo me regaló el auto, yo me manejaba en colectivo. Yo no tenía plata para pagar el estacionamiento diario. Realmente, no es un el favor el que te hacen», continuó.

«Uno necesita tener dinero en el bolsillo para comprar lo que se necesita. Ni hablar si encima esos gastos están plasmados en un papel. Esto lo sé porque yo viví, Gustavo también lo sabía. Esto es para que entiendan cómo es el manejo mental y psicológico. Es un ‘que agradezcan que encima tenés una casa y comida’. Y no, las cosas van más allá de eso», concluyó.