Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Marcelo Gallardo

RIVER PLATE

«No estaba para seguir»: el enojo de Marcelo Gallardo con el cuerpo médico de River, ¿qué pasó?

El entrenador no pudo ocultar su fastidio una vez finalizado el partido.

<

En el marco de la cuarta fecha de la Fase de Grupos de la Copa de la Liga, River y Racing se vieron las caras en el Estadio Monumental. El primer tiempo fue para el Millonario, mientras que la Academia se recuperó en el complemento y logró establecer el 2-2 en el marcador. «No estaba para seguir«, expresó Marcelo Gallardo y explotó contra su cuerpo médico. ¿Qué pasó? ¿Por qué se mostró enojado? ¿Quién debía salir?

A los 64 minutos, Javier Pinola hizo su presentación en el encuentro y ocupó el lugar que estaba en manos de González Pirez. Debido a que el joven zaguero debió abandonar el campo de juego producto de un traumatismo en el glúteo derecho. Algo que quedó expuesto en la jugada que derivó en el tanto de Enzo Copetti. Ya que debía cuidar su posición, pero la lesión le impidió seguirle el ritmo.

Una vez finalizado el partido, el entrenador del Millonario esperó que se acercaran los integrantes del cuerpo médico y comenzó a expresar su enojo. «¡No estaba! No estaba para seguir. No estaba para seguir, carajo«, manifestó. A lo que uno de los profesionales decidió responderle con un «obviamente», lo que desató aún más la calentura del Muñeco.

Hay que recordar que River por el momento dispone de varios jugadores en la enfermería del Monumental. Debido a que David Martínez sufrió una lesión muscular en el ligamento lateral, mientras que Agustín Palavecino y Andrés Herrera están atravesando un cuadro gripal que los marginó del último partido. Por otro lado, se desconoce el grado de lesión de Enzo Pérez que dejó la cancha a los 18 minutos.

Eso no es todo. Porque Matías Suárez y Emanuel Mammana tampoco se encuentran en óptimas condiciones. Los futbolistas suman minutos en partidos amistosos para probar el desarrollo de sus recuperaciones. Aunque todavía no están habilitados para competir de manera profesional. Lo cual genera que River deba prender velas y rezar para que no se sumen nuevos lesionados a su larga lista.