Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Márcico
Alberto Márcico, ídolo de Boca.

BOCA JUNIORS

Alberto Márcico, procesado por defraudación en negocios inmobiliarios: su fuerte descargo

El ídolo de Boca se defendió.

<

Alberto Márcico atraviesa un complicado presente personal. Junto a su hijo Lucas fue acusado de «defraudación por desbaratamiento de derechos acordados y por estelionato» y por eso le embargaron 1,8 millones de dólares y dos millones de pesos. En concreto, los acusan de vender propiedades que ya tenían dueño y están en «libertad provisional». Ante todo lo sucedido, el ídolo de Boca hizo un fuerte descargo.

«No es que no esperaba el procesamiento, esto lo veníamos manejando desde hace meses. La gente que me reclama son todos prestamistas, son todos negocios financieros, a ellos no les interesó tener un departamento», señaló en Radio Mitre. Luego, en «Boca de Selección», agregó: «Por todo que salió, estamos preparando una respuesta. Me parece injusto. Y las cosas que dicen son terribles. ¿Por qué no chequean la información? Voy a sacar un comunicado».

«Estoy procesado, sí. Hay un fallo en un juzgado comercial donde toda esta gente (los supuestos dueños) no pudieron acreditar lo que están pidiendo, siempre fueron rechazados. Son los dos prestamistas», amplió el «Beto». Y luego agregó: «Siempre fue un negocio financiero, yo construía, pagaba intereses y cada vez que vendía pagaba o cancelaba parte del crédito. Ahora reclaman departamentos».

La defensa de Márcico

Márcico explicó cómo eran los negocios que realizaba junto a su hijo: «Siempre con el mismo sistema trabajo. Encontrás a alguno que quiera invertir. Le das como garantía un departamento. A medida que pagás, devolvés con un interés en dólares. Vas vendiendo y devolviendo. Así es. Es un negocio muy común». «Fue una desprolijidad en no pedir recibo o que te devuelvan los pagarés. Hay pagarés que tengo», sostuvo.

«La gente que me compró de buena fe, vino compró y tuvo la posesión en el mismo momento, estos muchachos no tienen nada», aclaró Márcico. Y sentenció: «No atacaron a la sociedad, me atacaron a mí personalmente. La sociedad es sólida y sigue trabajando normalmente. Esto me complicó terriblemente, hace dos años que no puedo trabajar. Me debilitó en lo económico porque vivo de esto. Me frenaron todas las ventas. Estoy tranquilo, molesto, pero tranquilo».