Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Sociedad rural

ECONOMÍA

Enfrentamiento entre campo y Gobierno: qué pasará en Argentina con los alimentos

El campo realizará marchas en protesta por la inflación y la retención de exportaciones implementada por el oficialismo.

<

El enfrentamiento entre campo y Gobierno, y un posible desabastecimiento de productos, cada vez cobra mayor gravedad. Si se tienen en cuenta la alta inflación y las maniobras de los proveedores con los cambios de precios de alimentos, la situación para el rubro agropecuario marca un rumbo para nada favorable. Tal como pronosticó Miguel Pesce hace unas semanas, podría haber una crisis financiera peor que la de 2008.

Fernando Blanco Muiño, director ejecutivo del Centro de Estudios en Derecho del Consumidor (CECON), ahondó en Radio Rivadavia sobre estos factores que repercuten en los consumidores y familias. Si bien el Gobierno analiza un paquete de medidas económicas que incluye la incorporación de 50 alimentos en los Precios Cuidados, para él no es suficiente.

No alcanza con Precios Cuidados

«Con precios cuidados no alcanza para dar batalla contra la inflación” porque “no es una política antiinflacionaria”, planteó, parafraseando a Alberto Fernández. “De hecho, ya en su momento, en el año 2014, cuando el ministro Axel Kicillof presentó Precios Cuidados, en ningún momento lo hizo como una política antiinflacionaria, sino como una política de referencia de precios para un mercado muy distorsionado”. 

Además, destacó que la política no tiene alcance nacional, ya que el control de alimentos en supermercados representa solo el 30% de lo que se consume en todo el territorio. El 70% restante no se compra en los supermercados, y ahí no llega Precios Cuidados. “Si se quiere dar batalla a la inflación, con Precios Cuidados no va a alcanzar, tengas 50, 500 o 5000 productos”, remarcó.

Con respecto a la inflación que se viene en marzo, que se estima va a ser superior al 5%, no es incorrecta la visión de Martín Guzmán sobre que “lo peor está por venir”. Ante esto, Muiño dijo: «Este gobierno ha logrado algo que no creíamos que iba a suceder nunca, que es que la Argentina tenga más inflación que Venezuela”. “Si se piensa que se va a solucionar solo con planes de estas características, lamentablemente no vamos a revertir esta espiral inflacionaria”. La misma suerte tendrá el salario, que perderá, según él, entre 10 y 12 puntos.

La situación actual del campo

La situación con el campo es particular, teniendo en cuenta las retenciones y la inminente prohibición de exportaciones a los frigoríficos que no cumplan con el programa de Cortes Cuidados. Pese a las promesas del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, sobre no cerrar exportaciones ni limitar la producción, la postura actual es totalmente distinta, correspondiente a restringir el comercio exterior para continuar con los precios populares. 

Las medidas de Roberto Feletti, secretario de Comercio Interior, también han sido criticadas por el sector agropecuario y por las grandes cadenas de supermercados. Aunque, en un principio, se habían comprometido a cumplir con el programa, la presión inflacionaria y el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania hace tambalear los acuerdos. 

El FMI y la implementación del acuerdo

Sobre el acuerdo llegado con el FMI, “o la Argentina se integra en una mesa que busque consenso con los sectores más cercanos a los principios de la democracia social, o vamos a tener un año muy difícil”. “No sé cuánto tiempo más la dirigencia va a seguir esperando para sentarse en una mesa y generar acuerdos”, explicó, en base a las permanentes internas y el quiebre del oficialismo.

Por último, los aumentos en los servicios públicos en los sectores de mayores ingresos “es otra distorsión”, según Muiño. “La mayoría de los servicios públicos en las ciudades son caros. Nosotros tenemos una política que ha subsidiado a la demanda y generó una ficción: pagamos poco por un servicio muy caro”. Uno de los requisitos del Fondo es la reducción de subsidios energéticos, por lo que se espera un aumento de tarifas en las provincias.