Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Jorge Bermúdez
Jorge Bermúdez, dirigente de Boca.

BOCA JUNIORS

Jorge Bermúdez contó una anécdota inédita con Maradona y Riquelme: «Diego estaba llorando»

Fuerte recuerdo del colombiano en Boca.

<

Si bien la relación entre ambos no terminó bien, lo cierto es que Juan Román Riquelme y Diego Armando Maradona tuvieron una linda amistad durante mucho tiempo. Se conocieron en Boca y entablaron un lazo directo que, con el paso de los años, se fue terminando. Por eso se generó una gran sorpresa por la anécdota inédita que contó Jorge Bermúdez y tiene como protagonistas a los dos ídolos: «Diego estaba llorando».

«Tengo la oportunidad de jugar en el Monumental y en el primer tiempo íbamos perdiendo 0-1. En el entretiempo del superclásico del ‘97, entra el gran Diego llorando y dijo ‘Muchachos no puedo jugar más, hasta aquí los acompaño. No me responden las piernas’», sostuvo el «Patrón». Y agregó: «Lo miró a Riquelme, lo abrazó y le dijo ‘Bueno, guacho, ahora es tu momento, tu vida y tu fútbol. Y ustedes pueden dar vuelta esto’».

«Vos lo tenés a Diego Maradona llorando y diciendo que no puede jugar más al fútbol y en ese momento, ¿vos te lo imaginás a Diego Maradona haciendo otra cosa en la vida?», se preguntó el colombiano. Y añadió: «Queríamos que Diego estuviera, pero no teníamos ninguna señal de que ese iba a ser su último partido. Ese partido tuvo de todo, muchos condimentos: nostalgia y tristeza, pasó de todo, fue como una película».

La relación entre Riquelme y Maradona

La película terminó justo como Maradona lo imaginaba: Riquelme ingresó, tuvo un gran partido y Boca terminó llevándose un histórico triunfo en el Monumental ante el rival de toda la vida. «Ese día, con la soltura que Román jugó el segundo tiempo, dije ‘Este chico va a ser distinto, va a tener otra luz en nuestro club’», mencionó Bermúdez en su charla con TNT Sports sobre aquel joven Román.

¿Cómo se llevaban Riquelme y Maradona durante esos años? Bermúdez dio algunos detalles que nadie sabía. «Entre magos se conocen los trucos. Diego cuando lo veía a Román en los entrenamientos le gritaba y Román hacía algo, un túnel, y Diego lo aplaudía. Diego era muy genuino y muy espontáneo en sus reacciones, de ir a abrazar al rival. Era Diego y lo compartía con todos. Como persona y compañero, el Maradona que tuve fue inigualable», aseguró.