Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Selección Argentina de Fútbol
Foto: @Argentina

RIVER PLATE

Nico González, el delantero de la Selección Argentina que se vuelve loco por jugar en River: «Sería un sueño»

Nicolás González no ocultó su deseo en un futuro.

La Selección Argentina de Lionel Scaloni está bien identificada con River: además de Franco Armani, Gonzalo Montiel, Germán Pezzella, Lucas Martínez Quarta, Facundo Medina, Guido Rodríguez, Exequiel Palacios y Julián Álvarez, hay otra figura de la Albiceleste que, si bien nunca vistió el manto sagrado, sorprendió a todos y confesó que se vuelve loco por llegar a Núñez: «Sería un sueño».

Nicolás González, una de las grandes apariciones de Scaloni en la Albiceleste y estrella de la Fiorentina, que a mitad de 2021 pagó 25.000.000 de euros por su pase, no anduvo con vueltas y en diálogo con Bolavip reveló: «Jugar en el Monumental con la camiseta de River sería cumplir un sueño. Lo sigo a River partido a partido. Si al otro día me toca entrenar temprano, bueno, iré con cara de dormido».

Además, el delantero de 23 años contó que en 2019 rechazó al club de la Ribera: «No podría haber ido a Boca porque primero que mi familia es toda de River, yo también soy de River. Obviamente, yo lo vivo de forma diferente porque juego al fútbol, pero bueno, mi familia si llego a ir a Boca no me dejarían entrar a mi casa… Las cosas como son».

Sin embargo, el deseo de vestir el manto sagrado no es solamente suyo, sino también de su hermano: «Si me toca el día de mañana vestir la camiseta de River y que él me vea, se va a sentir muy orgulloso de mí porque es muy fanático y se vuelve loco cada vez que ve los partidos. Sí lo sigo a River partido a partido. El Chino (Martínez Quarta) me llena la cabeza a veces».

Los consejos a Julián Álvarez por su pase al City

«Yo hablé bastante con él. Le dije que lo primero que tenía que hacer era aprender inglés. Porque me pasó cuando llegué a Alemania que me preguntaron si sabía inglés, si sabía alemán, les dije que no y ahí me dije, ‘¿por qué no estudié?, ¿por qué no me tomé ese tiempito?’. Creo que se lo merece muchísimo por todo lo que viene haciendo. Desde que se puso la remera de River fue único. La supo valorar. Siempre fue humilde. Siempre con los pies sobre la tierra y eso lo llevó a ser grande. Tiene que seguir trabajando porque le esperan grandes cosas».