Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Analía Franchín
Analía Franchín

ESPECTÁCULO

Analía Franchín decidió hablar de lo que ha vivido debido a sus miedos: «Se me desgarraba el corazón»

La periodista dio detalles de una situación muy dolorosa que tuvo que atravesar junto a su padre.

Dejó a todos con la boca abierta y sin poder creerlo. Todo sucedió en “Podemos Hablar”, el programa que conduce Andy Kusnetzoff a través de la pantalla de Telefe. Allí, quien se hizo presente fue nada más y nada menos que Analía Franchín, la reconocida periodista que quiso hacer referencia a sus miedos y fobias, delante de cada uno de los televidentes.

“Casi no pude ser niña. Desde muy chiquita tuve que ser grande, siempre tuve que ser adulta. Atravesé una tremenda depresión de mi madre, llegó al punto de las personas que están en esa situación y me tocó encontrarla a mí, fue una situación muy ‘heavy’ para mi cabeza de 11 años. Gran parte de todos mis miedos o mis fobias vienen de ahí”, aseveró.

Delante de Andy Kusnetzoff y del resto de los invitados, continuó con su relato. “Tengo muchos, algunos se exacerban con el tiempo o con la llegada de un hijo se te disparan unos nuevos. Empiezo a flashear y digo ‘¿Y el día que mi hijo salga? ¿Y si le pongo un chip, lo duermo y le pongo un chip?'», aseveró Analía Franchín, sin pelos en la lengua.

“El otro día estaba entrenando y la profesora casi me toca la axila y yo me puse en un estado de alerta, porque me genera un nivel de angustia y violencia la axila. Vos me tocás la axila y yo te puedo llegar a lastimar, no puedo ver que vos te toques la axila ni yo tocársela a mi hijo, nada. Todas las noches, como veinte minutos, hago un raíd. Pero estoy orgullosa porque desde hace dos meses, la coreografía de las hornallas dura menos», lanzó.

Para finalizar, hizo referencia a un complicado momento que vivió debido a sus miedos. “El TOC del pensamiento para mí es muy violento, mucho más que los otros dos porque se te impone una idea en la cabeza que te agota. Mi papá para mí era una cosa inmensa. Él estaba internado luchando por su vida y mi TOC decía ‘ojalá que te mueras, ojalá que te mueras’. Se me desagarraba el corazón porque yo sabía que no quería que pasara eso», sentenció.