Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Fabián Doman
Fabián Doman

ESPECTÁCULO

Gerardo Romano abandonó un móvil en el ciclo de Fabián Doman: «No puedo aportar»

Los integrantes del formato que se emite a través de la señal del solcito, nunca imaginaron que sucedería algo así.

<

Se quedaron todos con la boca abierta y sin poder creerlo. Todo sucedió en «Momento D», el programa que lleva adelante Fabián Doman a través de la pantalla de Canal Trece, donde se encontraban entrevistando nada más y nada menos que al reconocido actor Gerardo Romano. Y es que en un momento, el artista decidió levantarse y abandonar el móvil.

«En casi todos los países del mundo ha perdido el oficialismo y hay una derechización de las sociedades», había manifestado delante de cada uno de los televidentes al ser indagado sobre Javier Milei y su crecimiento en las encuestas. Fue allí, cuando el conductor le preguntó qué pensaba sobre la situación de Emmanuel Macron, quien fue reelecto en Francia.

«Pienso más que nada que no puedo aportar a la charla esta, ya vi el panel quienes son, lo que piensan, no quiero modificarle la cabeza a nadie. Están trabajando en Canal 13, disfruten, gocen del sueldo y pasen una linda tarde», lanzó Gerardo Romano sin filtro. «Ah, se retira. ¿Y por qué se retira? No entiendo. ¿Le molestó la pregunta que le hice de Macron?», disparó Fabián Doman.

Desconcertados

«Me llama la atención porque además voy a defender al panel. No dijeron ni mu. El panel no preguntó, ni opinó, ni nada. Tampoco en el diálogo me pareció que había algún problema…», agregó el presentador. «Yo sabía que esto iba a pasar. Lo sabía. Ni idea por qué se levanto igual», señaló una de las panelistas, la periodista Silvia Fernández Barrio.

Pero el que estalló delante de sus compañeros, fue Pampito. «¡Qué ridículo eso que estás diciendo, es absurdo! Me parece que a él no le gustó el debate, y nos acusó de que trabajamos en canal Trece y que nos dicen lo que tenemos que decir. Y la verdad que nadie nos dice como opinar, señor. Un ridículo. Y nos falta el respeto, nosotros no se lo faltamos a él», sentenció.