Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Sebastián Villa
Sebastián Villa, jugador de Boca.

BOCA JUNIORS

¿Por qué Boca no activa el protocolo de género por la denuncia a Sebastián Villa?

El colombiano fue denunciado por su expareja y podría perderse el compromiso contra Racing por las semifinales de la Copa de la Liga 2022.

En el día de la fecha tuvo lugar un hecho muy conmocionante para el mundo Boca. Sebastián Villa fue denunciado por abuso sexual y tentativa de homicidio por parte de una expareja. La denuncia fue presentada en el juzgado de Lomas de Zamora y relata hechos ocurridos el 26 de junio en Ezeiza tras un asado entre jugadores del Club de la Ribera justamente.

Siendo así, varios hinchas en las redes se preguntan el motivo por el que el Xeneize todavía no activó el Protocolo de Violencia de Género dadas las circunstancias. Acorde a la periodista Lorena Menchón, Boca está esperando a que la denuncia sea presentada formalmente en la institución. Si esto sucede, se tomarán las medidas correspondientes y Sebastián Villa será apartado de la concentración de cara al duelo ante Racing por la Copa de la Liga 2022.

Además según el periodista Leandro Aguilera, Eduardo Salvio reemplazaría a Villa en la semifinal ante el conjunto de Avellaneda del sábado 14 en Lanús. Pero si la víctima o los abogados del colombiano no presentan la denuncia en Boca, entonces todavía podría llegar a disputar el compromiso de mañana. Vale recordar que en 2020 otra expareja del jugador también lo acusó de violencia de género.

¿Qué dice la denuncia?

A partir de lo antes compartido, es importante agregar el remato de la víctima según lo expresado en la denuncia. El siguiente es un extracto del mismo: “Empezó a hacerme una escena de celos porque yo habría tenido –según él– un encuentro con un compañero de la plantilla. Se pone violento, me aprieta con fuerza la mandíbula y la nuca, me pega una cachetada y me dice: ‘¿Te gustaron mis compañeros?’”.

Agregando: “Entre lágrimas producto del golpe, él comienza a acariciarme el pelo, me seca las lágrimas y me empieza a besar. Pero acto seguido me aprieta devuelta la mandíbula con mucha fuerza, impidiéndome respirar por muchos segundos hasta que logré zafarme de esa situación. Me muerde de manera violenta los labios. En esos momentos pensé que pretendía matarme”.