Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Óscar Romero
Fuente: Boca oficial

BOCA JUNIORS

¿Cómo les fue a los últimos que usaron la 10 de Boca?

Luego de la partida de Eduardo Salvio será Óscar Romero el que tomará la posta y se pondrá la camiseta que utilizó Juan Román Riquelme.

Finalmente Eduardo Salvio se terminó marchando de Boca. Luego de semanas donde las negociaciones no llegaron a buen puerto, el atacante aceptó la propuesta de León de México para irse del club de sus amores luego de tres años. Ahora el que se hará cargo de llevar una camiseta tan pesada será el paraguayo Oscar Romero, quien llegó hace seis meses.

“Les quiero agradecer a todos los hinchas de Boca por estos 3 años hermosos que viví junto a todos ustedes, fueron 4 títulos, partidos, goles y momentos que nunca voy a olvidar. Hoy me toca partir pero acá van a tener un hincha más que va a alentar al equipo con todas sus fuerzas”, publicó en su cuenta de Instagram como despedida.

Oscar Romero, el nuevo dueño de la 10 de Boca

Finalmente el que se quedó con el mítico dorsal fue Oscar Romero, en el campeonato local. El paraguayo recibió toda la confianza tano de Sebastián Battaglia y también de Juan Román Riquelme para hacerse cargo. ¿Cómo les fue a los últimos que la utilizaron? Carlos Tevez pudo cerrar su ciclo en Boca en un gran nivel, con goles y actuaciones más que importantes.

Luego de su partida el Consejo de Fútbol decidió que el indicado para portar la 10 era Edwin Cardona, quien finalmente no terminó rindiendo en consecuencia de todo lo que pensaban de él. De hecho cuando se terminó su préstamo Boca no quiso adquirir su ficha por su rendimiento y el costo que conllevaba comprar su pase, por lo que no terminó de la mejor manera.

En enero Salvio pidió la 10 y todo parecía encaminarse a su continuidad, ya que Boca lo tomó como una señal de que quería quedarse. El caso es que los últimos meses Toto convivió mucho con las lesiones, y cuando perecía que se volvía a asentar diferentes situaciones hicieron bajar su nivel. Las negociaciones no terminaron en buen puerto y se terminó marchando por la puerta de atrás.