Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Analía Franchín

ESPECTÁCULO

La sobrina de Analía Franchín se quebró al brindar su duro testimonio de violencia familiar: «Incontrolable»

Luego de contar lo que está sucediendo con un familiar, Analía Franchín se hizo presente con la mamá del pequeño para que exponga su caso.

En las últimas horas, la situación familiar que atraviesa Analía Franchín quedó expuesta en los medios de comunicación. Esto se dio a conocer luego de que la integrante de «A la Barbarossa» afirmara que el hijo de su sobrina se encontraba internado por un caso de dermatitis, que le había generado graves lastimaduras al nene que tiene autismo. Además, reveló que existía, además, una historia de violencia familiar por detrás.

Ahora, a través de la pantalla de Telefe, la comunicadora estuvo acompañada por Nadie, quien dio a conocer parte de su historia de vida. «Dice que su papá le pega en la cabeza cachetazos y una vez una piña en la panza. Que lo toma de los brazos hacia atrás como lo hacen los policías. Que toma almohadones para usar de escudo y que su papá le pega al hermano. Esto empezó hace ocho años, al principio no era violento», comenzó manifestando.

Muy grave

«Empezó conmigo con un controlador de mensajes, que no vaya a cual lado, era una persona normal, no noté nada extraño. Empezamos la relación, decidí tener a Tomás y a los cinco años nació Benjamín. Justo tiene lo de la piel atópica, desde nacimiento, es curable dentro de un ambiente normal, y empezó más con lo de la piel porque era feo el ambiente, discusiones, violencia psicológica contra mí y le decía ‘no te rasques más, no comas esto, no hagas aquello’», reveló Nadia.

«Se volvió incontrolable, por ejemplo me daba un zampazo en las manos si me mordía una uñas, todo autoridad, y jerarquías», sostuvo. Fue en ese momento cuando Analía Franchín dio más detalles. «Le decía autista de mierd* y lo tiraba al piso. Eso no era normal», afirmó. «Mi hijo mayor terminó internado por el hostigamiento por parte de la familia del papá, los chicos se asustaron mucho y se desregularon, los dos tienen TEA. Tomás se puso nervioso, se rascó, sangró y está internado desde hace dos semanas», reveló Nadia.

Además, aseguró que existe una denuncia por abuso. «A la semana que se fue lo supe, Benjamín tenía cuatro años y medio y como tiene TEA, empecé a seguirle la rutina, que consistía en que su papá le leyera un cuento. Me prohibía que durmiera en la cama matrimonial y yo dormía con Tomas el mayor y él con Benjamín. Tenían la rutina de leer un cuento y fue demasiado, porque hizo algo muy puntual y dije ‘hasta acá como mamá puedo soportar’», aclaró sobre sus hijos. «Aguanté todo, hasta sexu*l, porque era la forma de tolerar, era una violencia constante y para mi era normal y gracias a mi psicóloga pude abrir la cabeza, tenia que hablar a escondidas durante la pandemia», sentenció la sobrina de Analía Franchín.

Analía Franchín
Analía Franchín