Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
River

RIVER PLATE

La determinación de Beligoy con Rapallini que hizo explotar a los hinchas de River

El árbitro mundialista había sido premiado luego de perjudicar a River frente a Independiente, pero ahora fue sancionado tras el penal que no le cobró a Boca contra Racing.

Para muchos quedó lejos en el tiempo, pero hace apenas tres fechas Fernando Rapallini perjudicó alevosamente a River en el clásico frente a Independiente en Avellaneda y luego fue premiado con la designación para el Racing Boca. Sin embargo, ahora Federico Beligoy lo paró al juez mundialista por el penal que no le cobró a los de la Ribera.

La gestión de Beligoy al mando del arbitraje nacional cada vez deja más que desear y en todas las fechas nacen nuevas polémicas que para él no existen. Casualmente, River viene siendo uno de los más perjudicados en el último tiempo. Y la única vez que el representante de los jueces salió a pedir disculpas públicas fue cuando al equipo de Gallardo le cobraron un penal de interpretación por mano ante Banfield.

Luego, cada vez que perjudicaron alevosamente a River, como él cuando era árbitro y los de Núñez luchaban por salvar la categoría, Beligoy suele hacer silencio y hasta premia a los jueces. Así ocurrió con Rapallini. Luego de haber omitido un clarísimo penal por un manotazo de Barreto a Borja en el clásico, el mundialista se ganó la designación al Racing Boca.

La polémica de Rapallini con River y Boca

Allí, en la última jugada del partido se disparó la polémica por una mano de Gómez dentro del área, que luego de haberla ido a ver al VAR, Rapallini determinó que no había sido intencional. Más allá de su interpretación y de que hubo una clara plancha de Sebastián Villa en la misma jugada, para Beligoy el mundialista actuó mal.

Y luego de haberlo premiado por perjudicar a River, ahora lo sancionó tras no cobrarle un penal a Boca. ¿Cuál es el castigo? Rapallini no fue designado para ninguno de los catorce partidos de la fecha quince de la Liga Profesional. Como no podía ser de otra manera, en el club de Núñez explotaron de bronca. Y Gallardo sabe que debe tener la guardia más alta que nunca.