Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Miriam Lanzoni
Miriam Lanzoni

ESPECTÁCULO

Miriam Lanzoni reveló lo que sufrió tras el ataque de su gato: «Pensé que perdía el ojo»

Después de una situación desesperante, pudo recuperar la tranquilidad.

<

Fue realmente muy fuerte el relato que dejó Miriam Lanzoni en diálogo con “LAM”, el programa que lleva adelante Ángel de Brito a través de la pantalla de América TV. Esto tuvo que ver con el ataque que sufrió por parte de su gato, y que la llevó directamente a la guardia oftalmológica, en medio de un momento de muchísima angustia y temor.

“Tengo un gatito que se llama Mimí y lo adopté hace tres años. Hace dos domingos adoptamos a otra gata. Y él se puso muy extraño, con una actitud rara, muy violento. Y no es así, porque súper dulce, es un amor, jamás en la vida sacó garritas ni nada. La nueva gata que iba a estar de tránsito y si se adaptaba, se iba a quedar en casa. Pero Mimí se puso muy celoso y mi novio (Christian Halbinger) lo tenía a upa, paradito, mientras la otra gata caminaba por ahí”, aseveró.

“Yo lo estaba besando, besando, habré estado un rato largo como para generar una cercanía y de repente me hace ‘ghhhh’. Se me prendió, me agarró con las dos garras y las patas de atrás, como abrazándome. Y la cabeza de él, acá, mordiéndome. En un momento yo siento la pata de él adentro del ojo, la garra. Y sentía en la cara un ardor enorme. Tuve un atisbo de lucidez, de no moverme y le dije a mi novio: ‘No te muevas’. Al gato yo le decía: ‘Mimí, soltame’, y ahí empiezo a ver sangre que caía así… ¡un espanto!”, sostuvo Miriam Lanzoni delante de Ángel de Brito.

Inmediatamente, la actriz decidió ir por más. “No veía nada, solo que me sangraba. De este ojo -el izquierdo- no veía nada, con lo cual me llevé un susto muy grande, porque no veía. Y con este otro ojo veía que tenía arañones y me sangraba, me sangraba… no paraba la sangre. Así que subí corriendo los 10 pisos hasta la guardia oftalmológica, llorando, porque pensé que perdía el ojo. Apenas llegamos, me pusieron unas gotas y se dieron cuenta de que sí veía del ojo. Me pasó a un milímetro de la córnea”, sostuvo.

“Veía borroso, pero es como que se te hincha… Estuve con antibióticos, los médicos estaban evaluando coser, pero como es una herida por dentro del ojo, no tuvieron que coserme nada. Me hizo un corte muy profundo que me abrió y por eso fue que el ojo se me cayó. Lo tuve un día caído y pensé que me quedaba así. Me asusté mucho. Yo laburo con mi cara, y teniendo la cicatriz y el ojo así, me asusté porque por ahí no me puedo recuperar fácil. Fue hace 10 días y tenía una cicatriz muy fea”, sentenció Miriam.