Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Patón Bauza
Edgardo Bauza, exentrenador

BOCA JUNIORS

Revelaron por qué el Patón Bauza estuvo dos veces cerca de dirigir a Boca pero nunca pudo

Los motivos por los que el «Patón» no pudo concretar su llegada al Xeneize como entrenador.

<

Edgardo Bauza logró ser campeón de la Copa Libertadores como director técnico en dos oportunidades y con dos equipos distintos: Liga de Quito en 2008 y San Lorenzo en 2014. José Di Leo, su histórico ayudante de campo, recordó aquellos tiempos junto al «Patón» y reveló un detalle que nadie sabía: hubo chances de pasar por Boca en dos oportunidad pero no se pudo por dos motivos totalmente distintos.

«Dos veces estuvimos cerca de dirigir a Boca. Una vez estábamos en Liga de Quito, pero teníamos contrato. Bauza con el dueño – Rodrigo Paz- tenía una relación impresionante y arreglábamos todo de palabra», dijo el «Camello». «De Boca nos vinieron a buscar, cuando nos faltaban dos meses para terminar el contrato, pero patón priorizo quedarse porque le había dado la palabra. Nos fueron a buscar a Quito», explicó.

«Después, cuando Basile, en su segundo ciclo, estuvo cerca de irse, renunció y los jugadores lo convencieron para quedarse. Estaba Ameal como presidente y Bianchi como manager», añadió. Y aseguró: «Ahí habíamos arreglado todo de palabra, porque Basile había renunciado, pero nosotros queríamos saber realmente lo que pasaba con el Coco para hablar de dinero, porque quedaba mal. Nosotros estábamos listos para agarrar».

Una anécdota con Bauza

Además, contó una divertida anécdota junto a Bauza: «Salimos campeones de América en el Maracaná, ya habíamos dado la vuelta con la Liga. El Patón iba adelante mío en el interminable túnel del Maracaná, yo me venía abrazando solo de la alegría que tenía». «De repente veo que se para en la mitad del túnel, se da vuelta, y me dice: ‘Mañana a las 10 de la mañana nos juntamos, porque no podemos hacer tantas cagadas juntas en un partido final (perdimos 3-1)'», relató.

«Yo le dije: ‘Dejá de romper las bolas’, fuimos campeones de América», explicó el Camello. La historia tiene el final que todos se imaginan. «Al día siguiente a las 10 de la mañana estaba esperándome en el bar y yo me había acostado a las 9:30 de la mañana. Un hijo de puta, era así. Siempre quería mas», sostuvo Di Leo en su charla con «Super Deportivo Radio» (Radio Villa Trinidad).