Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Gran Hermano

ESPECTÁCULO

La madre de Tomás Holder habló del problema de salud del ex Gran Hermano: «Él tiene»

La mujer se encargó de dar detalles desconocidos sobre una afección que el influencer no contó adentro de la casa.

Mucho revuelo se generó con Tomás Holder en la casa más famosa del país. Y es que el influencer fue el primer eliminado de esta edición de Gran Hermano que conduce Santiago del Moro a través de la pantalla de Telefe, y en medio de mucha polémica, fue su madre, Gisela, quien salió a hablar de él en los medios de comunicación. Esta vez, lo hizo en «Mañanísima», el programa de Carmen Barbieri.

«Tomás todavía no cayó en la realidad. Está muy nervioso, yo lo veía que venía respirando por la boca y eso me re preocupaba. Me importaba tres pelotas ya el programa. Una mamá conoce a sus hijos, yo me doy cuenta de las miradas, la forma de caminar, de mover las manos. Sé que este pibe está saturadísimo y ese personaje no lo va a poder seguir sosteniendo», apuntó.

«A mí me gustaría que ahora él vaya a un psicólogo porque si él cree que el personaje, así sea en la vida, lo va a sostener porque le da miedo mostrarse vulnerable… Entiendo que hay momentos para mostrarse así, pero ese personaje no solo lo va a sacar de juego en una casa, en el programa. Lo va a sacar en la vida», lanzó Gisela delante de Carmen Barbieri.

Sin embargo esto no fue todo, ya que la madre de Tomás Holder continuó con su defensa y habló del problema de salud que afecta al joven. «Tiene 21 años y él elige, no es que yo estoy de acuerdo o no. Me gustaría que primero hable con psicólogos. Sí el va a mostrarse como es, sí. Ahora si va a entrar como ese personaje… Yo no puedo decidir sobre él, pero no quisiera», aclaró.

«A mí como mamá me partió el corazón que diga que con el personaje se sentía fuerte y como Tomi no podía aguantar estar en la casa. Él tiene un problema en el pecho, que de un lado se va para adelante y del otro no, la obra social no me cubría el arnés que tenía que usar, yo no llegaba a pagarlo y él empezó a entrenar, y por eso no se le nota la diferencia del pecho», concluyó Gisela.