La nueva gran herencia: 40% de pobres en 2019

En caso de haber un nuevo Gobierno, otra herencia quedará en el debe.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2019/09/11/la-nueva-gran-herencia-40-de-pobres-en-2019/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-11T14:22:29-03:00">septiembre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-11T14:22:30-03:00">septiembre 11, 2019</time></a>

En poco más de dos meses la Argentina tendrá un nuevo período presidencial, ya sea con la continuidad de Cambiemos con Mauricio Macri o el Frente de Todos con la administración de Alberto Fernández. Así, cada cambio de gestión uno le deja al otro la famosa y pesada herencia que, en este caso, tiene que ver con la pobreza: habrá 40 por ciento de pobres en el país este año.

Si tomamos en cuenta los ingresos, los primeros seis meses de este año la tasa de pobreza alcanzó al 35% de la población, valores resultantes del promedio entre el primer trimestre con el 34% y el segundo con el 36-37 por ciento. Es decir, es casi 10 puntos más que el mejor momento de este gobierno que fue en el segundo semestre de 2017 con el 25,7%.

Al hacer un comparativo con los valores del 2015 cuando el Indec no daba cifras pero los valores se ubicaban en torno del 25 por ciento, esto represente unos 10 puntos menos en comparación con la primera mitad del presente año. Esta diferencia se deja más clara aún cuando el salario pierde un 20 por ciento de poder adquisitivo real. Dicho esto, la caída de la jubilación mínima, la Asignación Universal y el desempleo, confabularon para recrear una nueva herencia en sólo cuatro años que pondrá en jaque a la nueva administración que regirá desde 2020.

¿Corrida cambiaria?

El economista Claudio Loser alertó este martes sobre las consecuencias de que finalmente el FMI cancele su próximo desembolso para la Argentina. “Si el Fondo Monetario dejara de apoyar a la Argentina y no diera el desembolso (de 5.400 millones de dólares) habría una corrida mayor a la que hubo y las medidas regulatorias del Gobierno deberían ser mayores”, aventuró el exdirector del Departamento del hemisferio Occidental del ente.

Asimismo, Loser calificó como “positivo” que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viaje hacia Washington para tomar contacto con los dirigentes del FMI. “El viaje del ministro me tomó por sorpresa, pero lo veo como algo positivo, porque así es muy probable que se dé el desembolso”, estimó. Sobre las medidas de control cambiario que lanzó el Ejecutivo, el economista analizó: “Las entiendo como algo temporario, en un momento de crisis”.

De acuerdo con el economista, si la organización financiera internacional “le quita el apoyo a la Argentina en este momento, provocaría un shock muy importante en el país”. “Los argentinos tenemos una gran capacidad para estar metidos en crisis grandes con el Fondo. No obstante, confío en que el organismo hará todo lo posible para seguir apoyando a la Argentina”, culminó.

El directorio del Fondo Monetario Internacional mantuvo un cónclave hace unos días para analizar la crisis económica de la Argentina, pero según detalló la agencia NA todavía no tomó ninguna decisión sobre la reprogramación de deuda ni del desembolso de 5.400 millones de dólares que aguarda el Gobierno para hacerle frente a la volatilidad cambiaria. El jefe de la misión que vino a nuestro país, Roberto Cardarelli, fue parte de la reunión y allí ofreció un informe sobre la situación argentina.

“Cardarelli informó sobre los desarrollos recientes en la Argentina. En el encuentro realizado en Washington se analizó la viabilidad de la reformulación de pagos de la deuda, que virtualmente incumple el actual acuerdo stand by y una posible negociación que podría extenderse con el presidente surgido tras las próximas elecciones”, precisó el vocero de la organización financiera internacional.