Zanella detuvo la producción en su fábrica de Caseros

Además, la empresa adeuda los sueldos correspondientes al mes de junio.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2019/10/01/zanella-detuvo-la-produccion-en-su-fabrica-de-caseros/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-01T18:22:54-03:00">octubre 1, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-01T18:22:56-03:00">octubre 1, 2019</time></a>

Las consecuencias de la crisis económica se acentúan y en lo que va del año 2019 varias empresas se vieron obligadas a cerrar sus puertas o a frenar sus actividades. En este marco, hoy se conoció la noticia de que la marca de motos Zanella paralizó su producción en la planta que posee en la localidad bonaerense de Caseros.

Esta situación se da en un contexto marcado por la caída de ventas en el mercado interno y a la merma en la demanda de los rodados, situación que lleva varios meses. El delegado de la fábrica de Caseros, Walter Sauan brindó una entrevista telefónica al canal de noticias C5N y comentó la situación en la que se encuentran.

“Ya veníamos con suspensiones desde el año pasado, pero desde fines de junio no nos pagaron los salarios. Nos pagan cómo quieren, lo que quieren”, expresó. Aprovechó para apuntar contra el dueño de la firma a quien hizo responsable de por la forma en que estarían percibiendo sus correspondientes salarios.

“Ya tenemos una deuda de $120.000 cada uno. Tenemos amenazas de despidos y es constante”, comentó al tiempo que enumeró los diferentes lugares en los que cerró Zanella. “La situación no da para más. Ha cerrado la planta de Mar del Plata, la de Córdoba, en San Luis quedaron nada más que 45 personas”, indicó.

Respecto del papel que cumple el sindicato en el conflicto, el delegado Sauan dijo que “el gremio está todos los días de charla, estamos al pie, pero no tenemos respuesta, la empresa no tiene voluntad, pedimos que al menos nos den una moto por la deuda con cada trabajador pero no tienen respuesta”, se lamentó.

Por otra parte, añadió que hace poco tiempo “nos enteramos que quieren tercerizar el trabajo, sacan máquinas de una fábrica de Boulogne asociada a Suzuki“. Más allá de esta posibilidad, el dirigente admitió que “la baja del consumo es gran parte del problema” y es que el mercado interno resultó perjudicado por la devaluación y la inflación.

Para finalizar, manifestó “los compañeros estamos mal, es ir todos los días a trabajar gratis y endeudarnos cada vez más, no tener novedades de pago ni de nada. Están averiguando galpones cerca del puerto para armar allá y dejarnos a nosotros a la deriva”. “La caída la tenemos hace 8 meses, fuimos dos años número 1 en ventas. Nos extraña que ahora no haya plata”, cerró.