Los bancos digitales, reyes del plazo fijo

La oferta de plazos fijos tiene dos nuevos grandes competidores.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2019/11/15/los-bancos-digitales-reyes-del-plazo-fijo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-15T12:28:48-03:00">noviembre 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-15T12:28:50-03:00">noviembre 15, 2019</time></a>

Si todavía quedan argentinos que apuesten al plazo fijo en estos tiempos de inestabilidad política y cambiaria, esta nota es para ellos. Si bien post cepo cambiario reforzado el mercado se planchó por completo, aún estamos lejos de la tranquilidad que se necesita para poder darle algún horizonte de inversión a los ahorros. Dicho esto, quienes lideran la tabla en tasas de interés no son los bancos públicos.

En este caso, son los bancos digitales, aquellos que no tienen sucursales físicas y sólo operan online mediante una aplicación. Con la baja de las tasas del Banco Central al 63%, el Banco Nación -histórico mejor pagador de intereses del país- contrajo la tasa del 52% al 49%, mientras que el Banco Ciudad la situó en torno del 43 por ciento, similar a la del Banco Provincia. Esto, siempre que se opera vía online a 30 días.

Quien acceda hoy a un plazo fijo sabrá que en estos tiempos de inestabilidad y pase de mando presidencial o nuevas medidas del próximo Gobierno, la divisa estadounidense puede pegar un salto pese a que hoy está en retroceso. Pero como entre los millones de argentinos hay quienes seguirán apostando a este instrumento, la mejor opción no está entre la banca tradicional.

Entre las opciones de bancos online, Wilobank ofrece una tasa de 20% anual sobre el saldo diario de la caja de ahorro, más una tarjeta de crédito internacional y la posibilidad de acceder a prestamos personales, y al momento de pactar un plazo fijo, una tasa del 53 por ciento, al menos 4 puntos por encima del Banco Nación.

El otro competidor fuerte del mercado es Brubank, el banco de Juan Bruchou, que ofrece 50% de tasa anual más otros beneficios fuertes como ofrecer dólares sin spread. Así, la competencia por los plazos fijos tiene nuevos y poderosos actores, porque la banca oficial y algunos privados ya quedaron muy atrás de las nuevas opciones que ofrece un nuevo negocio que no necesita de tiendas físicas y largas colas bajo el sol.